Noticias de Cantabria
07-12-2019 08:00

El Soplao, ¡una cueva que está viva! - (I)

Hoy hemos conocido la llamada “Capilla Sixtina de la Geología”, un lugar admirable y fantástico que un buen día descubrieron unos mineros de Cantabria, y “regalaron” a la humanidad. Aquellos hombres, acostumbrados a las rocas, a los túneles y pozos, picaron en la mina accidentalmente y un soplido de aire hizo aparecer el principio de una magnífica cavidad que se llamaría la Cueva El Soplao.

 

Después de su descubrimiento a principios del Siglo XX, la cueva fue aprovechada para la extracción de minerales por aquellos obreros que trabajaron con enorme cuidado y respeto a esta maravilla de la naturaleza. Muchas familias de la zona vivían de esa actividad minera desde principios del siglo pasado, hasta que en el año 1.975 se descubrió su auténtico valor geológico. 

 

Aquellos mineros que descubrieron la cueva El Soplao, tuvieron la capacidad y generosidad de respetarla mientras trabajaban en su cavidad 

 

 

 

El Soplao es un entramado de galerías muy extenso y desarrollado en varios niveles, de los que han sido explorados unos 24 kilómetros de pasadizos y corredores; tiene amplias posibilidades de apertura de nuevos caminos, y es por lo que, distintos espeólogos la visitan habitualmente, no solo para ayudar en su conservación y protección, sino también para explorar nuevas vías de acceso.

 

Esta maravilla de la naturaleza que existe en Cantabria, en un lugar de interés geológico de relevancia internacional, está escondida en un rincón de la región, a la espera que ellos, no aquellos mineros, sino sus herederos los cántabros hablen de ella, y lo griten alto para que el soplido de la cueva llegue a muchos lugares de España.

 

Todo aquí adquiere un aire, un aliento, un ademán», dijo en su apertura el que fuera el consejero de Cultura, Turismo y Deporte, Francisco Javier López Marcano, invocando a la escritora cántabra y Premio Nacional de Literatura, Concha Espina, para expresar el entorno privilegiado que rodea la cavidad de El Soplao, cuyas instalaciones fueron inauguradas por el presidente Miguel Ángel Revilla en el año 2005.

 

A esta cueva la denominaron con gran acierto, la Capilla Sixtina de la Geología, por su inigualables características, la blancura que tienen sus estalactitas, su excentricidad y como signo de identidad que la cataloga como única en Europa, su  gran concentración de estalactitas en el techo de la cueva. Esa concentración tan poderosa de sus excentricas hace que El Soplao sea una cueva inigualable.

 

 

 

 

Como ocurre en otras cuevas, tanto las estalagmitas como las estalactitas se forman por la precipitación de minerales disueltos en agua, y cuando el agua con los minerales disueltos alcanza una cavidad, se hace solido nuevamente formando verdaderas maravillas artísticas.

 

Si ustedes tienen la oportunidad de visitar esta cueva, se darán cuenta que mires a donde mires, existen por todos los rincones estalactitas y estalagmitas en continuo desarrollo, y que desde muy pequeñitas, están produciendo un crecimiento constante de las estalactitas que, incluso a veces, llegan a estar anudadas entre ellas.

 

La Cueva El Soplao tiene una concentración de estalactitas única en el Mundo.
 
 

La cueva "El Soplao" tiene múltiples estalactitas que difieren enormemente en su tamaño, desde muy pequeñitas, las que están naciendo continuamente y de tamaño diminuto, hasta convertirse, a través de su continuo crecimiento, en gigantes estalactitas, que demuestran en su conjunto, que "la Cueva está viva". 

 

El Soplao tiene formaciones tan impresionantes y descriptibles, que podemos observar una palmera por ejemplo, o dos centinelas que parece que protegen el acceso a una nueva galería de la cueva, y todo ello es debido a que en la punta de las estalactitas el agua va goteando y cayendo al suelo dónde la acumulación de precipitados va formando las estalagmitas con figuras tan gráficas como pueden ser las columnas, ya que las estalagmitas y estalactitas al ir creciendo se van acercando y cuándo llegan a unirse forman las estructuras conocidas como columnas de acrecencia.


El territorio El Soplao se localiza entre los municipios de Herrerías, Valdáliga y Rionansa, en lo alto de la Sierra de Arnero, a una altitud de 540 m. El entorno constituye un enclave con espléndidas y profundas vistas sobre la Sierra de Peña Sagra, Los Picos de Europa, el valle del río Nansa y el Mar Cantábrico.

 

Si desean visitarla, la cueva está situada a 60 km de Torrelavega y a 83 km de Santander, cerca de lugares con encanto como son San Vicente de la Barquera, Comillas, Santillana del Mar, el Desfiladero de la Hermida o Cabuérniga.

 

¿Quieres envíar un comentario?

Comentarios(1):

- 04-12-2019

Uno de los muchos regalos de Dios y maravilla de la naturaleza cantabra, muy rica en cuevas subterráneas que tenemos en nuestra bella Cantábria, que con gran orgullo digo ,pertenezco.SOY CÁNTABRA ¡¡¡VIVA CANTÁBRIA !!!