Noticias de Cantabria

Video interior

Despidiendo al pandémico año 2020 (I)

Sabíamos que el año 2020 no iba a ser bueno económicamente, y así se nos había anunciado de una forma intensiva  para que nos fuésemos preparando  y apretando el cinturón. Que este año habría dificultades   económicas, que se pondrían palos a las ruedas  del estado de bienestar, que éste iba a disminuir etc.

Sabíamos que el año 2020 no iba a ser bueno económicamente, y así se nos había anunciado de una forma intensiva  para que nos fuésemos preparando  y apretando el cinturón. Que este año habría dificultades   económicas, que se pondrían palos a las ruedas  del estado de bienestar, que éste iba a disminuir etc.
¡Ahora! lo que no sabíamos era que iba a ser nefastamente malo el año 2020 porque además de las miserias económicas vendría una pandemia. Yo he actuado en estos días como Diógenes, pero sin la lampara,   buscando no un hombre inocente, honesto, sino   una persona o un empresario hombre o mujer que dijera sí este año le había ido medianamente bien, y todos dicen lo mismo: “ni personal ni profesionalmente nos ha ido bien”
¿Qué ha pasado? pues que esta pandemia, que todavía no sabemos de dónde viene, aunque digan que viene de China, de Wuhan, yo todavía tengo mis interrogantes de dónde procede, si es natural, si es de laboratorio...o lo que sea.  Tengo  mis más fundadas dudas-interrogantes,  y más cuando leo la comunicación mundial europea, estadounidense, y la comunicación es confusa. Lo único cierto es que estamos ahora en la entrada de unas fiestas emblemáticas, la Navidad, y vemos que la situación es caótica y no sabemos realmente qué es lo que va a pasar. Tenemos ahora la famosa vacuna Pfizer que ha empezado el Reino Unido a inyectársela a los ciudadanos y curiosamente cuando estaba en el primer periodo han brotado en el día de ayer 36.000 contagios, y eso que nosotros nos quejamos aquí en España de los 11.000 contagios que tenemos. Todos los días contamos muertos como aviones que caen.


La cosa no pinta en bastos ni menos en oros, no pinta en  nada, pinta en que realmente tenemos que amarrar los machos, tranquilizarnos y  mirar “palante “, esperar que pase de una vez este año 2020 y pensar en lo menos malo  venidero.
 


Los contagios siguen creciendo por más que algún titular de esta comunidad de Cantabria, en nuestra Cantabria  Infinita, digan que se están reduciendo y controlando la epidemia...por favor no den ustedes falsas expectativas ni engañen a la comunidad, esto va para largo, hay que ser realistas.


¡Bueno, bueno!, y cambiando de tema, me han estado llamando  porque quieren que opine sobre la famosa comida del señor vicepresidente Zuloaga con 10 comensales y el ministro catalán Illa, sí el Ministro tele predicador, que todo el día se pasa reprendiéndonos en la televisión y vino a visitarnos. Pues Cantabria Liberal se ha  limitado  a recoger las noticias  de agencias desde el primer día que brotó la noticia a través del PP, nos hicimos  eco de esa comida y se denunció  porque nosotros entendemos que actuó muy mal el señor que la propició o dió orden de celebrarla.  Fue una metedura de pata impresionante por más que ahora se quiera minimizar, extrapolar y decir que solo fue un catering, una comida, un chocolate con churros  o una merienda,  en definitiva se ha incumplido la ley amigos y teóricamente hay que responsabilizarse. Aquí lo único que procedería  es la dimisión pero también les digo: ¿quién dimite en España, en Cantabria?, aquí no dimite nadie.


En fin amigos me despido hasta la próxima que todavía seguiremos hablando de la despedida del 2020...que va para largo,  pero por favor hablemos muy sensatamente, con cuidado y auto responsabilizándonos todos hasta el final del 2020, no vaya a ser que sea todavía peor de lo que se espera.
    
    ¡Feliz Navidad!

 

¿Quieres envíar un comentario?

Comentarios(1):

Paco - 23-12-2020

No sé si la pandemia es lo peor, creo que sí, solo sé que no hay una sola noticia positiva, todo son malos rollos, trepas, politicuchos, chorizos, intereses, "fondo". Me estoy empezando a deprimir porque además los que yo he votado están atontados.