Noticias de Cantabria
23-10-2017 11:07

El rey, el pusilánime y el ‘noesno’

«¡Dios, qué buen vassallo, si oviesse buen señor!»

Por primera vez mis sentimientos poco monárquicos se han roto, este verso del Cantar del Mío Cid, se ha dislocado, pues la entereza de nuestro monarca Felipe VI, lo ha convulsionado y en estos momentos históricos el verso debería decir: “Dios, que buen señor, si oviesse buen vassallo.”

Sí, porque entre el pusilánime, Rajoy y el “noesno”, Sánchez, nos han llevado, nos han colocado en un callejón histórico de muy compleja y difícil salida; incapaces de entender las exigencias que el rey les hace llegar y que demanda el pueblo español.

Si pretendían dejar sus nombres para la historia, a fe mía que lo han conseguido, pero no por sus virtudes, sino por sus demenciales, nefastas y peligrosas decisiones, lejos de las de los estadistas que el momento precisa.

Su escasa talla política ante este problema les aturde, se acobardan y ante el peligro de perder la partida individualmente han “recuperado” sus consensos, se están poniendo de acuerdo en el mal, pues han vuelto por los fueros del bipartidismo, con sus enjuagues sobre el artículo 155 de la Constitución, les quema el artículo, le dan vueltas en el tiempo y en el espacio para ver si con un poco de suerte el golpismo nacionalista les permite un huequecito por donde colarse y obviar sus responsabilidades y así, o los golpistas, o los jueces, o las gentes en las calles, les permiten pasar sin ser vistos.

Los españoles nos estremecemos ante este par de trileros -¿dónde está la bolita?- que tratan de escamotearnos la realidad, de ocultarnos la importancia y la trascendencia del problema de unos secesionistas. No saben por dónde ir, o no quieren; véase que al frente de sus enjuagues, han colocado ni más ni menos que a la Vicepresidenta del Gobierno, Sra. Sáez de Santamaría, fracasada donde las haya, quien siendo la Jefa de los Servicios Secretos y durante meses con despacho abierto en Barcelona, no se había enterado que iban de golpe de estado, ¿qué ha hecho allí? Zascandilear, lucir tipo y hablar desde esa prepotencia que oculta su ignorancia.

Y qué decir de la representante del “Noesno”, la Sra. Calvo. ¿Se acuerdan de aquella Ministra de Cultura de Zapatero que decía que el dinero público no era de nadie?, pues esa es la aventajada negociadora que el PSOE pone al otro lado de la mesa. Y si el dinero público no era de nadie, que va a proponer por el bien de España y de los españoles con semejantes antecedentes. Ambas a jugar con los españoles y con la grave situación. ¿Dónde está la bolita del 155?.

España está así porque los dos partidos, PP y PSOE,  han propiciado que se pueda romper, han hecho la vista gorda, han ignorado que desde los colegios se adoctrinara a los niños contra España; que desde los medios de comunicación públicos se persiguiera a la “puta España”, sin que tales comportamientos llevaran severas sanciones y cambios; han permitido el desprecio a los símbolos constitucionales, los pitidos al Rey, a nuestra bandera y silbidos a nuestro himno. Han permitido, en sus narices, que se fuera fraguando este golpe de Estado desde hace treinta y tantos  años, haciendo como que no pasaba nada porque era más cómodo para sus turbios acuerdos y seguir manteniéndose en el poder de Madrit.

Hoy apoyándose en la buena fe, en el voto útil o el voto del miedo conservan un poder que paulatinamente se les va escapando y que otro partido, CIUDADANOS vaya dando soluciones donde ellos crean problemas; por eso temerosos de la pérdida de poder se reúnen una y otra vez para que vuelva el bipartidismo, para concertar, vaya Vd. a saber, qué daños a la democracia. “Noesno”, estos días no sabía ni siquiera decir que España era un Estado social y democrático de derecho, se le olvidaba lo de democrático, era de esperar en él.

Y qué decir del Pusilánime que aún sigue sin comprender que ser el Presidente del Gobierno significa que es quien dirige uno de los tres poderes del Estado, el ejecutivo. Y ¿qué significa eso Sr. Rajoy?, que cuando hay que tomar decisiones y ejecutarlas le corresponde a Vd. y no vale esconderse tras “Noesno”, o que el tiempo traiga las soluciones, como el otoño trae la caída de las hojas. 

Pasarán a la historia, vive Dios que pasarán ambos.

Sé el primero en comentar