Noticias de Cantabria
Opinión 15-03-2019 14:00

Jaime Yllera García-Lago

En mis estudios sobre la historia de la aeronáutica en Cantabria, me he encontrado con el personaje más longevo de estos momentos; nació en Santander en 1918, próximo por tanto a convertirse en centenario, en el seno de una familia relacionada con los negocios marítimos y dónde también ha habido varios aviadores....

En mis estudios sobre la historia de la aeronáutica en Cantabria, me he encontrado con el personaje más longevo de estos momentos; nació en Santander en 1918, próximo por tanto a convertirse en centenario, en el seno de una familia relacionada con los negocios marítimos y dónde también ha habido varios aviadores (Por cierto, ha tenido la mala suerte de perder a dos hermanos en accidente aéreo).

Jaime ha sido piloto de caza durante la Guerra Civil, encuadrado en el grupo del conocido comandante García Morato, que fue un héroe en la contienda y a quién ahora le quieren quitar la calle santanderina, lo mismo que en el bando contrario lo fue el santoñés Manuel Zarauza Clavero; actualmente, Jaime es el único miembro vivo de la histórica escuadrilla y en su momento recibió de la entonces Diputación de Madrid, la Medalla de Oro de Madrid y el correspondiente título de Ilustrísimo. Después ha tenido una activa vida aeronáutica en Santander y, en concreto, en el aeródromo de La Albericia y, más tarde, en Parayas y Madrid.

Muy joven se incorpora al bando nacional en la Guerra Civil y realiza en Italia el curso de piloto; ingresa en la Escuela de Transformación y Caza de Jerez de la Frontera y consigue el título militar de Piloto de Aeroplano de Guerra. Se incorpora al frente, con diversos destinos en Gallur (Zaragoza), Mérida, Escatrón, Balaguer, Posadas (Córdoba),… volando con diversos aparatos italianos como los Romeo y Fiat CR 32, Caudrón,… Acabada la guerra, aún Jaime siguió volando en el Ejército del Aire hasta mediados del año 1943, con destinos en Griñón, Getafe, Son San Juan, León, Huesca…

Los Yllera fueron pioneros en el mundo del esquí en Cantabria. Otra de las muchas aficiones de Jaime, fue el mundo de la vela, participando en importantes competiciones a nivel internacional, como aquella regata Santander-La Trinité de 1964, en que patroneando el “Corina” y acompañado de su hijo mayor, también llamado Jaime, sufrieron una enorme galerna que les obligó a arribar a Les Sables d’Olonne (varios marinos de otras embarcaciones perdieron la vida en esta espantosa tormenta). También el golf ha sido una de sus aficiones, destacando en este deporte.

Jaime fue el impulsor del Aero Club que se creó –o recreó- a comienzos del año 1949, reuniendo a un grupo de personas en el Club de Regatas y él fue el primer presidente del mismo (en su Junta Directiva le acompañaron: Jesús Arrarte de la Revilla, Enrique Corcho Pila, Jesús Cospedal Llano, Carlos González García, Ángel Hernández Morales, Heraclio Iribarnegaray García-Velarde, Marcel Jaurey des Ruiseaux, Gabino Llaca Álvarez, José Macho Quevedo, Leonardo Novo Ramos y Bernardo de la Pedraja Gómez).

La sede social se ubicó en la calle Wad-Rás y poco después ya instalaron la misma en los bajos del aún en construcción Hotel Bahía; en 1950 se inaugura esta sede social y en ese verano se celebra la Copa del Aero Club de Santander, ya con participación internacional y cuyo ganador fue el francés Pouchot, quedando el aviador cántabro Teodosio Pombo el tercero. Rápidamente comenzaron a realizar actividades, como hacer socios, conseguir aeroplanos, el primero de los cuales un De Havilland 82 Moth Major, iba a venir tripulado por él mismo Yllera desde el aeródromo de Cuatro Vientos.

El Aero Club había comenzado con una gran ilusión y dinamismo, con múltiples actividades aeronáuticas desde el aeródromo de La Albericia, por el cual pasan los pilotos españoles más conocidos del momento, así como otros ases extranjeros, como R. Goemans, Marcel Doré, Vico Rosaspina, Eric Scotonim, Jhon C. Rice,… quienes convivieron en nuestra ciudad con nuestros ilusionados pilotos, generando una corriente de amistad en el aire que dio un gran impulso al Aero Club.

En los últimos días de diciembre de 1951 se desató un fortísimo temporal en el Cantábrico que puso en serios apuros a algunos barcos mercantes; uno de estos, el noruego Ostahv, llegó a partirle en dos a la altura de Cabo Mayor, quedando a merced del fuerte oleaje ambas partes; los de popa pudieron abandonarlo en botes y ser recogidos, pero en la proa quedaron nueve personas, absolutamente inermes. Conociéndose esta situación en Santander, Jaime Yllera García Lago decidió salir en una avioneta Stinson EC-AEC, acompañado por Rafael González Echegaray, los cuales después de difícil e intensa búsqueda, con un tiempo poco propicio, consiguieron localizar el pecio, transmitir su situación y que pudieran ser salvados los náufragos, volviendo ellos a La Albericia, pues ya andaban escasos de combustible. Los náufragos fueron recogidos por un buque mercante que escuchó el mensaje de los aviadores, librándoles de un riesgo cierto. La popa embarrancó en Galizano y la proa lo hizo en Zumaya. Curiosamente, en Galizano (Ribamontán al Mar), existe un bar con este nombre que guarda recuerdos de este buque y su última travesía.

Jaime y su hermano Manuel fueron los promotores de la construcción aeronáutica en la década de los años cincuenta, creando la primera empresa de avionetas de España, Aero Difusión, que comenzaron a fabricar avionetas que vendieron en toda España y que más tarde venderían a un grupo catalán que siguió hasta el año 1972.

Cuando en 1959 se inundó el aeropuerto de Santander, a consecuencia del temporal desatado y la rotura del dique de contención, el propio Jaime consiguió un tractor para evacuar las avionetas del Aero Club que se encontraban en el mismo. Poco después se trasladó a Madrid, dónde vivió durante tres décadas y perdió bastante contacto con el mundo de la aviación, aunque a veces viajaba a Santander por el aire desde Cuatro Vientos en una Stinson. Allí tuvo diversos negocios, como la actividad marítima, fundando con Eduardo Bages la sociedad Marasia, S. A., que tenía las líneas regulares más largas de España, llegando en Extremo Oriente hasta Tailandia, en Latinoamérica hasta Chile, Australia y toda la costa occidental de África.

Ahora, ya con sus 98 años vive tranquilamente al borde de la Bahía de Santander, magnífico espacio que tantas veces oteó desde el aire, dónde es visitado de continuo por los hijos y nietos, pues constituyó una familia numerosa, dedicados a múltiples ocupaciones. Por cierto, Jaime es un usuario habitual de las nuevas tecnologías de la comunicación y maneja el iPad con soltura.

 

 

 

 

¿Quieres envíar un comentario?

Comentarios(10):

Santanderino - 20-04-2016

Que bonito pasar por la vida con esa energia y dejar ese recuerdo a los demás. Se necesitan muchos Jaimes Ylleras García-lago. Todo mi respeto y admiración

Zonco - 18-04-2016

Irrepetible, especial, único , dinámico , avanzado, con permanentes visión de futuro y una gran persona!

Andres - 18-03-2019

Una persona única e irrepetible, una vida de guión de cine. Este tipo de personas, mas que a alguno les quemen, sí se merecen buenos homenajes y que sus vivencias sean ejemplo para muchos de nosotros. Seremos una región pequeña, pero hemos tenido gente muy valiosa que nos empeñamos en no recordar ni imitar, valoramos más a una vaca y nos ponemos la boina para seguir sin progresar y hacer crecer esta nuestra querida Tierra. Con la mediocridad política y social que tenemos, mal nos va a ir. Me entristece ver que somos incapaces de recordar a todos los héroes de la aviación que ha brindado la Montaña, con un solo gesto como hubiese sido rendirles homenaje con el nombre del Aeropuerto de Parayas. Pombo, Yllera, Echegaray, Zarauza,... o simplemente el Aero-Club de Parayas, y no, tiene que ser Seve Ballesteros, que sí, un magnífico golfista, deportista de alcance mundial, pero le hubiese recordado con un campo de Golf que es lo suyo.

Paloma - 17-04-2016

Primo de mi padre Pepe Garcia de Lago certifica su historia la familia estamos muy orgullosos de Jaime,

Uca - 16-04-2016

Mi padre, que orgullo, único e irrepetible!!!

Amigo - 16-04-2016

Solo es un caballero y un señor

piloto - 16-04-2016

Don Jaime llegue representa la historia viviente de Cantabria

Sandra - 15-04-2016

Mi abuelo ❤️ Un orgullo enorme y una constante inspiración

Golfista - 15-04-2016

Una persona de gran bondad y un gran golfista, toda una institución en el campo

Oliver - 15-03-2019

Mi bisabuelo, mi ídolo y admiración 2019 con 101 años.