Noticias de Cantabria
Opinión 08-12-2018 08:00

¿Es Vox un partido de extrema derecha?...,

Esta pregunta nos la estamos haciendo muchos españoles, sobre todo después de oír insistentemente cómo lo pregona la extrema izquierda, el PSOE incluido. Y me explicaré.

 

Todos los partidos que están en este momento en el juego político y participan en los procesos electorales, suponemos que son legales y tratar de hacerles el “cordón sanitario”, como se les ha hecho al PP en época de Zapatero (Pacto del Tinell) y ahora se pretende con Vox, por parte del PSOE y los de Podemos, es absolutamente totalitario y sectario. Y hago una excepción, pues se manipuló adecuadamente a los tribunales que mancharon sus togas con el polvo del camino para que los cachorros de ETA estuvieran legalizados y participasen en el juego político, con lo que ETA ya está en las instituciones, usan su dinero, exaltan a sus terroristas cuando salen de la cárcel, les hacen homenajes, les ponen calles a su nombre y aún tienen amedrentados a muchos ciudadanos en el País Vasco. ¡Esto se lo debemos a Zapatero!

Y tenemos que oír a la aún ministra de Justicia Dolores Delgado que “los partidos independentistas son constitucionales, pero Vox no” y a mí me parece que es todo lo contrario; es decir, que Vox acata la Constitución y la defiende, lo mismo que a sus símbolos, cosa que no hacen los partidos “independentistas”, los del “derecho a decidir”, que se pasan la Constitución por el arco de triunfo, se regodean en ello, utilizan banderas que no son constitucionales, queman las constitucionales, se ponen pins ridículos para protestar, algunos dan golpes de estado, etc., etc…

¡Que me digan quien está dentro de la Constitución! Porque tengo dudas hasta del propio PSOE, convirtiéndose en cómplice y coaligado de los independentistas y sus adláteres, cuyo objetivo es destruir España, destrozar todo lo que se hizo en la difícil transición democrática y poner patas arriba la sociedad española, para después “pescar en el río revuelto”, tal como han hecho algunos regímenes que tanto admiran como Venezuela, Nicaragua, Bolivia, Cuba, Irán, Corea del Norte, etc…

¿Cómo es posible que un presidente clientelar como Pedro Sánchez diga que “a los independentistas les da igual el modelo de Estado, quieren ir contra el ser de España” y siga apoyándose en los mismos?  Esta es la forma de deslealtad con España y la corrupción más peligrosa que pueda existir.

He procurado ver los perfiles personales y profesionales de los candidatos electos de Vox en Andalucía y ya los quisieran para sí los de Podemos, PSOE y otros. Y he observado que todos tienen su profesión, que son personas preparadas, que han cotizado a Hacienda durante muchos años y que tienen la vida personal y laboral resuelta. ¿Podrían afirmar lo mismo algunos partidos donde tienen a muchos zánganos que empezaron en sus juventudes y sin otro bagaje han llegado hasta altos cargos sin saber cómo actuar? Aunque también es verdad que el propio presidente nacional de Vox, Santiago Abascal ha vivido durante años de la mamandurria pública, ligado al PP y durante un tiempo acunado en los brazos de Esperanza Aguirre.

¿Qué Vox quiere repensar el estado autonómico que se ha desmadrado, atacar el secesionismo, defender un sistema educativo igual para toda España, defender la cultura cristiana, cerrar los centros islámicos que predican la Yihad, regular la inmigración, bajar los impuestos, eliminar cargos políticos,…? Probablemente muchos españoles, de cualquier ideología podrían defender y apoyar esto, aunque Dolores Delgado, Susana Díaz, José Luís Ábalos y todos los podemitas digan que es de “extrema derecha” y de “fachas”, palabra de la que no saben ni su significado.

No seré yo quien defienda a Vox, aunque estoy de acuerdo con muchos de sus planteamientos y quizás no tanto con otros muchos, con los que discrepo abiertamente; pero su programa y su actuación no me preocupa en exceso, pues España y todo lo que ello encierra no corre peligro. Lo que sí corre peligro, ¡Y mucho!, son los planteamientos, insultos y acciones de todo el conglomerado que hoy representa Pedro Sánchez y todos los que apoyaron su atrabiliaria moción de censura, unidos en objetivos espureos que nos están llevando al abuso de poder; utilización particular de los medios públicos (Aviones para uso particular, uso del CIS y un largo etcétera); sectarismo en sus decisiones, como echar al rector de la UIMP; actuaciones fiscales erráticas, que nos están llevando a un continuado desplome de los indicadores económicos; enfrentamientos sociales, religiosos, etc.; decisiones gubernamentales sin sentido común; apoyo más o menos directo al desafío independentista; ridículo internacional, como en el caso de Gibraltar; ataques a las instituciones, especialmente a la Corona, pero también a las fuerzas y cuerpos de seguridad…

Muchos de estos que critican a Vox, boicotean actos de los adversarios (escraches, lo llaman) lo que es antidemocrático y así acabamos de observar cómo han incitado al odio para “cazar fascistas”, organizar manifas y actos violentos como los de Cádiz, Málaga o Gerona, boicoteado a Manuel Valls al que le dicen: “Vuélvete a tu país, puto gabacho”. ¡Esto sí que es kale borroka y xenofobia! Y esto sí que es un comportamiento antidemocrático, que pretende cercenar las libertades constitucionales de los demás y es una depravada forma de fascismo y matonismo.

Hasta sus propias formaciones van a quedar destrozadas por los deseos de poder de los actuales líderes, por su ostentación, por la incoherencia entre los que predican y después hacen, por su escasa ética personal como los ministros dimitidos y los que debieran hacerlo ya, por su falta de escrúpulos para saltar por encima de los demás, dar títulos de demócratas y sentirse superiores a todos en un acto de soberbia infinita; incluso se permiten realizar purgas estalinistas en sus propias filas, lo que nos lleva a pensar, qué no harán con los demás. Con el tiempo, Podemos quedará en nada y no me preocupa, pero sí que el PSOE se lo cargue Pedro Sánchez y los socialistas tengan que vagar por partidos que puedan surgir de improviso… ¿O no han votado muchos socialistas andaluces a Vox, como antes habían hecho a Podemos?

Pretende tener esta izquierda una superioridad moral sobre los demás, etiquetando a los mismos: “recortes”, “precariedad laboral”, “extrema derecha”, … Y así nos dicen que el PP es el rey de los “recortes”, cuando donde se han recortado de verdad ha sido en Cataluña o Andalucía; quieren demonizar al PP con la “precariedad laboral”, pero es el Andalucía donde existe la mayor tasa de paro de España y casi de Europa… ¿Y nos pretende dar lecciones la “extrema izquierda” de Podemos, cuyos dirigentes han especulado con viviendas como Espinar o viven en chalets de lujo como Pablo Iglesias e Irene Montero, no pagan los impuestos del servicio como hacía Echenique, insultan a las mujeres (“La azotaría hasta hacerla sangrar”), purgan a los adversarios internos (¡Que se lo digan a Errejón o Bescansa!), apoyan a quienes quieren destruir España y negocian con los tiranos del mundo?

Así, pues, ante este panorama, no es extraño que una parte importante de los españoles estén muy preocupados, tanto de opciones moderadas de “derecha” como de “izquierda” y el ejemplo claro lo tenemos en el bonito pueblo de Sedella, en la Axarquía malagueña, que tiene 634 habitantes y donde Izquierda Unida gobierna tradicionalmente con mayoría absoluta (6 de 7 concejales), pero el pasado domingo decidieron quedarse en casa o dar la espalda a la izquierda y optaron muchos de ellos, libremente, por Vox y el Partido Popular; ¿Se ha acostado como “pueblo rojo” y se ha despertado como “pueblo facha”?. Y el caso de El Ejido, con un tercio de inmigrantes, y dónde Vox fue la formación más votada, por encima del PP que gobierna ahí desde 1991; y pudiera seguir poniendo más ejemplos que han sucedido en la hermosa región andaluza dónde la izquierda no ha conseguido destrozarla. Todo esto explica el hartazgo, Sres. Iglesias, Sánchez y Cía, de muchos españoles con los insultos y abusos que les dedicáis un día sí y otro también, como si los españoles fuéramos tontos o bolivarianos. Vox ha sacado mejores resultados en localidades andaluzas con fuerte presencia de inmigrantes.

Y algunos como Pablo Iglesias, el del casoplón de Galapagar, piden “salir a la calle para combatir el fascismo”; quizás pronto los españoles “salgan a la calle” para combatir a la “extrema izquierda”, que quiere destrozar España, cuyo vocablo ya les produce urticaria. Y quizás a los verdaderos fascistas y a sus propios correligionarios les encuentren disfrutando en la piscina del chalet de Galapagar, vigilado con nuestros impuestos.

¡Es España, idiota! Se podría decir que la izquierda ha despertado a un gigante que estaba dormido y que se llama “España”; Vox no es más que la reacción de una parte del pueblo andaluz y español a la torpeza y dejación de los partidos estatales con respecto al problema catalán. Y muchos no se enteran; el PP por dejación, el PSOE por complicidad y Podemos por colaboración necesaria.

Y volviendo a Vox, su irrupción en las elecciones andaluzas ha sido como un tsunami y les recomiendo que lean su programa y juzguen Vds. mismos; de momento, muchos dirigentes políticos de todo signo y lugar, ya se han apresurado a decir que “no es extrapolable”. Respecto a la realidad, como dice el Evangelio, ¡Por sus hechos les conoceréis!

Aquí parece que nos estamos volviendo turuletas y no vaya a ser que sea realidad el WhatsApp que corre de móvil en móvil que dice:

Soy heterosexual

Estoy casado y tengo hijos

Pago mi hipoteca y mis recibos

Cumplo las leyes

Me gusta mi país, mi bandera y quiero una España unida.

Y por todo esto….

Hoy me he enterado que soy de extrema derecha

 

Y por si hubiera alguna duda de los que todo lo etiquetan: no soy de Vox, ni estoy actualmente afiliado a ningún partido ni sindicato. Si soy socio del Centro de Estudios Montañeses, de la Sociedad Cántabra de Escritores, de varias casas regionales, de otras instituciones sociales, culturales, benéficas, gastronómicas, etc.

 

 

¿Quieres envíar un comentario?

Comentarios(8):

PAD - 10-12-2018

La izquierda española se empeña en demonizar a Vox, al que compara con el partido de Le Pen francés y esto es otra de las mentiras a las que nos tienen acostumbrados. Le Pen proclama en su programa la salida de la Unión Europea, la salida de la OTAN, la subida de impuestos, la supresión de la Constitución y abrir un proceso constituyente, la supresión del FMI, el Banco Mundial, la OMC y otros organismos, el control de los medios de comunicación, la jornada laboral de 35 horas semanales, el incremento del gasto público, la justificación de la violencia y la subversión callejera como medio de cambio social, el antisemitismo, la nacionalización de los sectores industriales, las simbologias y estéticas ultras, los candidatos interraciales,etc.; y qué curioso, estos planteamientos no coinciden con los de Vox y sí con los de Podemos y por eso no es de extrañar que el propio Íñigo Errejon dijera en El Mundo de 15 de mayo de 2016 que "hay un hilo que une a Podemos y Marine Le Pen, así como otras opciones populistas de la UE". Y hasta la propia Marine Le Pen ha dicho que Podemos es su modelo en España, pues "representa la ira del pueblo y la lucha contra la UE" (22-03-2017). Así, cada cual puede sacar sus propias conclusiones... (Ya lo dice el refrán: los extremos se tocan)

parao - 09-12-2018

Entre los políticos y la inmigración se llevan la pasta Esto va asaltar como Francia Pocos llegan a final de mes

Pepin - 08-12-2018

Magnifico artículo. No vivo en España, soy cubano exiliado hace 50 años; pero quiero y me preocupa España

Manolo - 08-12-2018

Magnifica disertacion... Si es que es cierto que en España hemos estado demasiado callados dejando que la extrema izquierda engañase a mucha gente. Ya es hora de que espabilemos y demos justa respuesta a losverdaderamente antidemocraticos que quieren destrozar nuestra Nacion. ¡¡¡VIVA ESPAÑA!!! P.D. Seguro que por querer que España siga viva, mas de un tonto me llamara facha.

RISELO5690 - 08-12-2018

¡Que hartazgo de que si tu eres de extrema izquierda que si tu de centro... Programa es los que yo quiero y no ataques a los adversarios hy calificativos.

Socialista - 08-12-2018

¿Cómo es posible que el impresentable de Pedro Sánchez acuse al PP y Cs de apoyar a fuerzas antieuropeístas, cuando él ha pactado con populistas, independentistas y proetarras?. España no se merece un presidente así y cuanto antes le echemos, antes conjuraremos el peligro. ¿Dónde están los "barones" sensatos del PSOE o es que ya no queda ninguna?

Pasiego - 08-12-2018

Los socialistas andaluces ya han constatado que Vox les ha robado un buen puñado de votos; el gobierno de Pedro Sánchez está preocupado por este aspecto, pues en España les puede rebañar muchos más y por ello no extraña que la ministra portavoza Celaá haya salido ayer despotricando contra Vox en la rueda de prensa tras el consejo de ministros, en vez de comentar lo que no hacen o hacen muy mal los ministros y ministras de este gobierno okupa, que es la vergüenza del país y de toda Europa, que ya los han calado, como muchos españoles que están acongojados por sus manifestaciones públicas irresponsables, sus veleidades personales, sus empresas interpuestas para declarar menos a hacienda de demasiados ministros y ministras y todo un cúmulo de despropósitos que haría enrojecer a cualquier persona normal

- 07-12-2018

Bravo por tus claras palabras