Noticias de Cantabria
Signos del Zodiaco 14-04-2020 16:44

Mitología griega de Aries, el Carnero Dorado

En la Mitología Griega de Aries, simboliza la bestia de lana dorada que protegió los hijos de Néfele y Atamante.


La primer constelación del zodíaco es Aries, el Carnero.

 

Atamante, el Rey de Coronea, tuvo con su primera esposa Néfele (Nube) dos hijos: un niño a quien llamó Frixo y una niña, Hele.

Luego de separarse de Néfele, se junta con su segunda esposa Ino, hija de Cadmo rey de Tebas, con quien tuvo otros dos hijos: Learco y Melicertes.

Ino sentía una extrema envidia de los primeros hijos, sobretodo de Frixo, y planea matarlos para asegurar los derechos sucesorios de sus propios hijos.

Así, arruina la cosecha de maíz y logra que el rey Atamante, en vistas de esta catástrofe y sin sospechar el plan de Ino, envíe mensajeros al Oráculo de Delfos para lograr hacer las paces con los dioses.

El mensajero, bajo órdenes de la reina, dice al rey que era deseo de los dioses que sacrifique al príncipe Frixo en un ritual y Atamante, dolido y desesperado, accede.

Según la leyenda, Néfele, luego de que el rey se negase a salvar a sus hijos, decide protegerlos asignándoles un guardián: un Carnero cuya lana era de dorada que había sido presentado ante ella por Hermes.

 

Huyendo del sacrificio


Según la mitología griega, este carnero devoto de la reina Néfele y sus hijos, monta a los herederos en su espalda y comienza a viajar por los cielos lejos de las garras de Ino.

 
Lamentablemente, sobrevolando un manto de agua, Hele resbala y cae al agua, donde muere. El lugar fue conocido antiguamente como Helesponto en honor a ella, actualmente Estrecho de los Dardanelos ubicado entre Europa y Asia.

Frixo, por el contrario, llega a refugiarse en las costas al este del Mar Negro, y posteriormente se casará con Calcíope, hija del Rey Aetes.

Dice la leyenda que el príncipe, en señal de agradecimiento, sacrifica al carnero en honor a Zeus y le obsequia la lana dorada al rey, quien la coloca en un lugar sagrado custodiado celosamente por un horrible dragón que nunca duerme (de donde Jasón y los argonautas deberán rescatarlo en la leyenda del vellocino de oro).

Es así que Zeus inmortaliza al carnero por su coraje ordenando las estrellas en la constelación de Aries.

Tanto en esta cultura como en la babilónica, egipcia, persa y romana, Aries es simbolizado con un carnero.

Sé el primero en comentar