Noticias de Cantabria
Signos del Zodiaco 14-04-2020 17:12

Leyenda mitológica de Piscis

Piscis es una de las cuarenta y ocho constelaciones registradas por Ptolomeo.



En la leyenda mitológica de este signo, nos conectamos con la historia de la huida de Afrodita y su hijo Eros del ataque del monstruo Tifón. Para ubicar esto hay que entender un poco el contexto.

Luego de una guerra conocida como la Titanomaquia, Zeus y los olímpicos derrocan el reinado de los titanes y los encierra en el Tártaro, una prisión para el sufrimiento ubicada debajo del inframundo. Sin embargo, una vez encerrados los titanes, la madre de estos, Gea, dio a luz a su hijo menor: Tifón (Tifeo, Tifoeo, Tifaón).

Este monstruo fue el más grande de la mitología. Se dice que de los muslos para abajo no era más que un manojo serpientes enroscadas, sus brazos abiertos se extendían millares de leguas para cada lado y su cabeza tocaba las estrellas. Además, sus alas abiertas oscurecían el día, de sus ojos escupía fuego y podía expulsar rocas inflamadas de su boca. Suena bastante intimidante, ¿no?

Pues bien, Tifón, su esposa Equidna y sus hijos, entre los que se encontraban la Hidra de Lerna, el León de Nemea, Esfinge, Cerbero y Gorgona, atacaron a los olímpicos para liberar a los titanes.

Los dioses al oír que se acercaba al monte, huyeron despavoridos.

Zeus se transformó en toro, Dionisos en una cabra, Apolo en un cuervo, Artemisa en una gata, Ares en un oso y cada uno de ellos tomó la forma de un animal para escapar.

Mito de Ictios
Afrodita, por su parte, tomó a su hijo Eros y ambos se transformaron en peces para huir de aquel espantoso escenario, uniendo sus aletas para no separarse en la travesía.

De acuerdo con una versión de esta leyenda mitológica, los Ictios, un par de peces de río de Siria, socorrieron a estos dioses en su huida, ayudándolos a atravesar las aguas turbulentas. Se dice que estos dos peces fueron también quienes asistieron a Afrodita llevándola a tierra en su nacimiento, que se dio en el mar luego de que Cronos fuera castrado y su miembro arrojado al agua.

Como recordatorio por sus servicios, la diosa forjó sus imágenes en los cielos.

 

Eventualmente, Zeus y Tifón se enfrentaron en una batalla cataclísmica en la que el monstruo llega a desmembrar a Zeus. Pero gracias a la ayuda de Pan y Hermes, y a sus poderosos rayos, el dios termina ganando la batalla y sepultando al monstruo bajo el Monte Etna.

Sé el primero en comentar