Noticias de Cantabria
Signos del Zodiaco 08-04-2020 17:08

Leyenda mitológica de Acuario

Acuario es uno de los Signos del Zodíaco más antiguos, el Portador de Agua. De hecho es más antiguo que el imperio babilónico, quienes lo tallaron en sus piedras.



Una de las versiones sobre la leyenda mitológica de Acuario nos habla de la historia de Ganimedes. Este era un apuesto héroe troyano, hijo del rey Tros (algunos dicen que era hijo de Dardanus), con quien Zeus queda fascinado.

Entonces, el dios se convierte en un pájaro (simbolizado por la constelación Águila), toma a Ganimedes y lo lleva hacia el Monte Olimpo a ser el copero de los dioses. En algunas versiones, se dice que el águila enviada en realidad era la mascota de Zeus y no él en persona.

 

De cualquier manera, el héroe llega a Monte Olimpo traído por el dios y se encuentra con la ira de la esposa de Zeus, Hera. Ella estaba enojada y celosa por dos cuestiones: primero, Zeus estaba prácticamente enamorado del joven, y segundo, este recibía todos los mismos privilegios que su hija Hebe, la diosa de la juventud, tenía como copera.

De más está decir que a Zeus le importaba muy poco lo que Hera tenía que decir al respecto. A menudo trepaba a Ganimedes al águila y se lo llevaba, siempre con su copa en la mano, a sus excursiones.

Acuario, el dios de la lluvia
Cuenta esta leyenda mitológica que la tierra estaba pasando por una increíble sequía por esos tiempos. Ganimedes, observando el lugar que alguna vez había sido su hogar, rogó a Zeus que le deje servir a la humanidad provocando una lluvia, obteniendo su permiso.

En ese momento, comenzó a ser reverenciado como Acuario, el dios de la lluvia, y Zeus lo ubicó en los cielos.

Pues bien, él fue de esa manera el primer mortal en alcanzar la deidad.

En otra antigua adaptación helénica antigua del mito de este signo, el dios Acuario es el responsable de inundar el mundo en el Diluvio Universal.

Los babilonios representaban a este signo con una urna que se derramaba, y lo identificaban con la terrible lluvia que caía el onceavo mes del año. Relacionaban ese mes en que el sol estaba en Acuario con el período de “la maldición de la lluvia”.

Para los egipcios, habitantes de tierra seca, Acuario era el caritativo dios que les daba la lluvia que necesitaban para sus cultivos y era el encargado de devolver el río Nilo a su cauce en la época del año en que se desbordaba.

Algunas curiosidades sobre esta constelación tienen que ver con que está rodeada de otras constelaciones de agua, como Piscis, el Río Erídano y Ceto el monstruo marino.

Además, entre las primeras menciones de este signo figura La Ilíada de Homero, lo que data de su antigüedad.

Sé el primero en comentar