Noticias de Cantabria
Opinión 27-07-2020 17:00

La horterada del entorno del Chiringuito del Puntal, por Carlos Magdalena

Recuerdo que el año pasado hice un pequeño artículo refiriéndome a la zona del Puntal y solicitando las mesas con sillas acordes con el entorno que en su día existieron, papeleras, sitios para posar los vasos y no tirarlos a la arena, propiciando limpieza, etc..y ahora mucho más con la pandemía y los rebrotes.

 

    Recuerdo que el año pasado hice un pequeño artículo refiriéndome a la zona del Puntal y solicitando las mesas con sillas acordes con el entorno que en su día existieron, papeleras, sitios para posar los vasos y no tirarlos a la arena, propiciando limpieza, etc..y ahora mucho más con la pandemía y los rebrotes.

 

     Se inicia el verano y he querido ver el Puntal porque este rincón es una zona emblemática de Santander que tiene su continuidad con las Quebrantas, Somo, Loredo, arenales que a pesar de sus diferentes nombres tienen unidad por estar las playas unas contiguas a las otras y se pueden considerar como unas de las más bonitas que tenemos en Cantabria, y he comprobado que va a mucho peor.

 

   Lo que he visto en el Puntal no me gustó, creo que algunos sitios que son emblemáticos como el Chiringuito del Puntal que lo ha creado poco a poco su dueño con su trabajo y ha conseguido al principio atraer gente que respetaba el sitio y la belleza, el ecosistema, las dunas...se está produciendo un deterioro que, sin duda, perjudicará a corto plazo haciendo huir a la clientela que merece la pena.

 

    Recientemente el DM se hizo eco de las carreras de motos acuáticas no respetando ni mínimamente las ordenanzas de navegación y de fondeo pero lo peor es que estas máquinas que navegan, es un decir, saltándose los cinco nudos están echando, desahuciando de su hábitat a sus residentes naturales, como todo tipo de aves y pajarillos de costa, de orilla, de ribera, que iban en bandadas y que ya cada día se ve menos. Y la última proeza de esta nueva ley de la Bahía ha sido expulsar al Águila Pescadora, todo ello con el desinterés de los organismos competentes mientras la Guardia Civil no interviene en lo que ocurre ante ella. ¿Será que tienen orden de no intervenir por parte de los de arriba? 

 

   Desde aquí hacemos un llamamiento a la nueva delegada del Gobierno, Ahinoa Quiñones, para que ponga orden en estas tropelías que se están cometiendo, pero lo que más nos preocupa es el deterioro del hábitat.

 

   Ahora aquello es una marabunta y como digo en el encabezamiento una verdadera horterada. Para empezar, y si los ciudadanos no saben guardar el orden, la seguridad e higiene, que sería lo ideal, debería estar la Guardia Civil del Mar, que me dicen que no pasa por allí, y su sola presencia sería suficiente para respetar la zona. 

 

   Los barcos están amontonados, aunque eso no es nuevo, baja la marea y ahí quedan sus anclas, se ve que sus presuntos patrones de navegar saben lo justito porque son barcos que están de lapa en los puertos de abrigo el resto del año y solamente en el verano hacen el recorrido desde los puertos hasta el Puntal. Dudo que algunos hayan atravesado la Barra o sepan dónde está Cabo Quintres o la Vaca. 

 

    Se ha convertido el Puntal en una zona de ir para que te vean, incluso he visto y me quedé alucinado como una señora bajaba de su barco en tacones y andaba por la arena hasta el chiringuito para decir a todos los que se arremolinaban en el entorno que tiene barco (imaginamos). ¡Qué ridículo!

 

    Así que la zona del Puntal se divide en tres partes: los que van a comer a la excelente cocina del Chiringuito, los de la copas que son el entorno del Chiringuito y ya gente más joven y apartada de la horterada de que te vean, aunque estos para ser sinceros abundan por doquier. Si sigue este derrotero sin orden ni concierto van a acabar con esta zona tan bonita y reconocida de Santander que la tenemos a tiro de piedra. Pena.

 

Imágenes cedidas a CLiberal: Ivana Pulitani

¿Quieres envíar un comentario?

Comentarios(3):

Leona - 27-07-2020

Lo que no se dice en el articulo es que el en segundo chiringuoto, el Capricho, no se respectan ninguna norma de seguridad sanitaria. Los jovenes actuales son estupido y es un hecho, pero si se le dan medios para añimentar la estupidez, esto ya es condenable!

XZ - 27-07-2020

Si el limite de comportamiento esta, en el codigo penal, no hay de que quejarse.

Sita - 06-08-2020

Totalmente de acuerdo llevo muchos años yendo al Puntal y lo de este verano con las motos y el personal sin ningún tipo de consideración con los demás es terrible.