Noticias de Cantabria
Editorial 12-08-2019 19:47

Barcelona ciudad sin ley

Qué lejos quedan aquellos tiempos de la ciudad Condal, señorío catalàn por excelencia. Sus gentes, sus paseos, su plaza de Colón, la Barceloneta, la Rosaleda,


Qué lejos quedan aquellos tiempos de la ciudad Condal, señorío catalàn por excelencia. Sus gentes, sus paseos, su plaza de Colón, la Barceloneta, la Rosaleda, la Plaza Cataluña, las Ramblas, el alterno de noche en la tranquilidad..., de eso ya no queda nada salvo en lugares cerrados y con seguridad porque te expones a un estacazo.

Y las fuerzas de seguridad en aquella época  estaban y actuaban. Ahora están pero no actúan porque tienen miedo a los mandos políticos y a los cachorros fascistas de los CD-R.

Aquella época y generación se fue acabando día a día, año a  año, hasta que el furor independentista se hizo dueño de todo.
Se adueñó de las instituciones dónde  emanaba  la seguridad. Que tiempos aquellos cuando el Ayuntamiento lo ocupaba un socialista y la Generalidad uno de CiU, el señor Pujol que se llenó  los bolsillos de dinero dando seguridad  y  estabilidad. Todo eso es historia. Barcelona sigue ahí como gran faro  del Mediterráneo pero ya no es lo mismo, la gente en Barcelona vive recelosa, unos no saben si hablarte en catalán o en castellano, el cisco que tienen montado es impresionante y todo por los impresentables de los llamados independentistas y de los cachorros fascistas que vigilan las tiendas y a los comerciantes de que todos hablen y rotulen catalán. Claro que todo ha cambiado desde la famosa celebración del referéndum en que la Guardia Civil se enfrentó con los Mossos, y los Mossos con la Guardia Civil. Pero también los ciudadanos con las urnas, esas urnas  importadas de China escondidas hasta el día clave,  en fin todos contra todos, esa es la realidad.
La vida no es lo mismo en Barcelona, nos referimos en la calle, en las relaciones sociales e institucionales porque en la intimidad la familia sigue siendo lo mismo, castellano parlantes y catalanes, aunque hay que decir que en algunas familias hay gente de los dos bandos por lo que se evita muchas veces el hablar de política para no montar el pollo,  y fuera de casa ya lo saben todos ustedes, hay que hablar catalán por cojones, por  collons.

No olvidémos las escuelas dónde vigilan a los niños para que hablen catalán. Y si esto no es una Barcelona fascista que me digan lo contrario y lo demuestren .
 

¿Quieres envíar un comentario?

Comentarios(1):

catalan - 13-08-2019

Barcelona, fuera de control: 7 homicidios en 40 días y 26 delitos cada hora ante la pasividad de Colau