Noticias de Cantabria
Crónica negra y Tribunales 13-07-2020 13:00

Las denuncias por violencia de género crecen dos décimas en el primer trimestre, pese al estado de alarma

Crecen las víctimas que piden no declarar y el 42% de las denuncias llegan al juzgado por otras vías

 

   Los órganos judiciales encargados de investigar la violencia de género en Cantabria registraron durante el primer trimestre de este año prácticamente las mismas denuncias que un año antes, 453 ahora y 452 entonces, lo que supone un aumento de dos décimas y una ratio de 15,2 víctimas de cada 10.000 mujeres, mientras que a nivel nacional, las denuncias disminuyeron un 10% y la ratio se situó en 14,4 víctimas por cada 10.000 mujeres.

   Así se desprende del informe que trimestralmente difunde el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, con sede en el Consejo General del Poder Judicial, y del que ha informado en nota de prensa el TSJC, que recuerda que durante el estado de alarma, que comenzó el 14 de marzo, las actuaciones en materia de violencia de género se consideraron esenciales y los juzgados de instrucción y de violencia de género siguieron funcionando durante todo el periodo.

   De enero a marzo, 29 mujeres decidieron no declarar como testigo durante la fase de instrucción, un 45% más que un año antes, y otras nueve se acogieron a esta dispensa durante el juicio. Un año antes, solo una mujer se acogió a esta dispensa en la fase de enjuiciamiento.

   Además, fueron condenados 42 hombres y una mujer en los juzgados de violencia sobre la mujer -por delitos leves o bien porque reconocieron los hechos en la comparecencia previa al juicio rápido- y 42 hombres en el Juzgado de lo Penal nº5 (el encargado de juzgar estos asuntos) -29 de ellos también por conformidad.

   El porcentaje de condenas se situó en un 82,4% en los juzgados de violencia -donde la mayoría de las sentencias se producen por conformidad del acusado- y en un 65,6% en el de lo Penal. A lo largo del trimestre, los jueces de violencia sobre la mujer acordaron 43 órdenes y medidas de protección, y 15 los titulares de los juzgados de instrucción en funciones de guardia -que atienden casos de violencia de género por las tardes y en fines de semana.

  CRECEN LAS VÍCTIMAS QUE PIDEN NO DECLARAR

   De las 453 denuncias registradas en los juzgados de violencia sobre la mujer de Cantabria, el 58,3% (264) fueron presentadas por la propia víctima, bien en el juzgado o ante la policía; casi el 42% de las denuncias llegan al juzgado por vías ajenas a la propia víctima: o por intervención policial, o por denuncia de un familiar, o por un parte de lesiones o o por servicios asistenciales y terceros en general.el 17,9% (81) llegó al órgano judicial por servicios asistenciales o terceras personas; el 15,5% (70) por un parte de lesiones; el 5,7% (26) por intervención policial directa, y el 2,6% (12) por denuncia de un familiar.

   En 29 casos, la víctima se acogió a la dispensa legal a la obligación de declarar como testigo, lo que supone un aumento del 45% respecto a las que lo hicieron en el mismo periodo de 2019. Esas 29 mujeres representan el 6% del total de las que figuran como víctimas de violencia de género en las denuncias que llegan a los juzgados, frente al 10% a nivel nacional.

   A lo largo del primer trimestre se solicitaron en los juzgados de violencia sobre la mujer de Cantabria 71 órdenes y medidas de protección, de las que los jueces acordaron 43, lo que representa el 61%. A nivel nacional, se adoptaron el 71% de las solicitadas.

   Tales órdenes y medidas de protección y seguridad se tradujeron en 166 medidas judiciales: 131 de carácter penal y 35 de naturaleza civil. Entre las primeras, las más frecuentes fueron el alejamiento de la víctima (41) y la prohibición de comunicación con ella (38), seguidas de la suspensión de tenencia y uso de armas (23) o la prohibición de volver al lugar de los hechos enjuiciados. Además, se acordó la privación de libertad en cuatro ocasiones.

   Entre las medidas civiles acordadas destacan diez sobre prestación de alimentos, seis de suspensión de la guarda y custodia, cinco sobre atribución de la vivienda familiar, tres de suspensión del régimen de visitas, otras tres de suspensión de la patria potestad y una sobre protección de menores.

   Por su parte, los juzgados de guardia que atendieron casos de violencia de género, recibieron 28 peticiones de órdenes y medidas de protección, de las cuales acordaron 15.

   En la mayoría de los casos en los que se solicitaron órdenes o medidas en los juzgados de violencia, la mujer era española y mayor de edad (55 ocasiones). En otras 16 medidas, se trataba de mujeres extranjeras mayores de edad. En cuanto a los denunciados que figuran en las órdenes de protección solicitadas, 63 eran españoles y ocho extranjeros.

   Por otro lado, al analizar la relación que existía entre la denunciante y el denunciado en el momento de producirse la supuesta agresión, en el 59,15% de las ocasiones eran matrimonio o tenían una relación afectiva, mientras que en el 40,85% de los casos el vínculo ya estaba disuelto.

  CRECEN UN 13,6 POR CIENTO LOS ASUNTOS EN LOS JVSM

   A lo largo del primer trimestre, los juzgados de violencia sobre la mujer de Cantabria recibieron un total de 519 asuntos, lo que supone un incremento del 13,6% respecto al mismo periodo de 2019. De esos 519 asuntos, 113 apenas requirieron instrucción y se llevaron por juicio rápido, y 21 fueron delitos leves. No se incoó ningún procedimiento de sumario -empleado para enjuiciar las conductas más graves- ni de jurado -cuando se trata de delitos de homicidio o asesinato-.

   El resto de asuntos se llevaron por diligencias previas o procedimiento abreviado, los procedimientos de instrucción más habituales.

   Por otro lado, los juzgados de violencia de Cantabria tramitaron 93 asuntos por quebrantamiento de condena, 65 por quebrantamiento de medidas cautelares, 29 por delito contra la libertad, 16 por delito contra la integridad moral, seis por delito contra el honor, uno por un delito contra el derecho a la intimidad y la propia imagen, y otro contra la libertad e indemnidad sexual. En cuanto a los delitos leves, se registraron ocho procedimientos por injurias y otros ocho por vejaciones injustas.

   Además, las denuncias presentadas ante los juzgados de violencia de género también dieron lugar a la apertura de 54 procedimientos civiles, de los que 17 eran de divorcio y uno de separación, 15 sobre modificación de medidas acordadas en sentencia, 19 sobre la adopción de medidas de guarda y custodia de hijos de parejas no casadas, uno sobre relación paterno filial y otro sobre liquidación del régimen económico matrimonial.

   El 12,7% de las denuncias que se tramitaron de enero a marzo en los juzgados de violencia concluyó con sentencia en el propio órgano -bien porque se trataba de un delito leve o bien porque, siendo el delito grave el acusado se conformó con la condena solicitada por el fiscal. En este periodo, los juzgados de violencia dictaron nueve sentencias absolutorias y 42 condenatorias.

   Por otro lado, el 48,3% de los procedimientos que se tramitaron finalizó en sobreseimiento, debido en parte, como también ocurre con las sentencias absolutorias, a que la denunciante se acoge a la dispensa a la obligación de declarar como testigo. El 21,9% de los procedimientos tramitados se elevó al órgano de enjuiciamiento competente -bien al Juzgado de lo Penal o bien a la Audiencia Provincial, en función de la gravedad del delito.

  

Sé el primero en comentar