Noticias de Cantabria
Opinión 30-06-2020 12:45

Un carnero se despeña y continúa el ciclo de la vida por Carlos Magdalena

. Cuando regresábamos de hacer un sendero por la zona central de los Picos de Europa maravillados por el paisaje y ya camino del hotel, acabábamos de pasar la Ermita de la Virgen de la Salud en el término municipal de Camaleño donde se puede acceder desde el teleférico de Fuente Dé o desde Espinama, nos llamó la atención que encima de nuestras cabezas docenas de buitres volaban en círculos,..

 

    Cuando regresábamos de hacer un sendero por la zona central de los Picos de Europa maravillados por el paisaje y ya camino del hotel, acabábamos de pasar la Ermita de la Virgen de la Salud en el término municipal de Camaleño donde se puede acceder desde el teleférico de Fuente Dé o desde Espinama, nos llamó la atención que encima de nuestras cabezas docenas de buitres volaban en círculos, al principio, los buitres leonados lo hacían en número reducido hasta que en cuestión de segundos su número se  fue  incrementado y vimos la razón, un carnero se había despeñado.

 

   Cogimos los prismáticos y pudimos ver una escena que nunca habíamos visto al natural, tan sólo en esos magníficos documentales sobre fauna.  En situación de guardia estaban apostados  in vigilando a un carnero muerto unos pocos buitres que cuando se aseguraron de su situación de muerte fue cuando empezaron  a descender docenas de estas aves carroñeras que volaban en círculo sobre el cuerpo a velocidad de vértigo, impresiona ver su tamaño al natural. La sincronización fue perfecta, primero unos pocos buitres cerca del carnero muerto, sin tocarlo, y después como si se  emitiese una orden por parte del jefe de la -colonia de buitres- y en segundos,  un centenar de ellos caen sobre el animal muerto.

 

  Todo ocurría vertiginosamente, y es en segundos cuando vemos de forma paralela  un magnifico y enorme  perro pastor bajando majestuoso desde el sitio del despeñamiento, se veía que el cánido tenía oficio y profesión, parecía hasta que sabía que poco se podía hacer y con fuertes ladridos hizo apartarse  a los buitres del cuerpo del ovino. Los buitres se retiraron  a unos metros, en perfecta formación de combate, respetando la autoridad del perro pastor y éste a su vez sabía del peligro de estos voladores de largas alas y afilado pico. Primero examinó y se cercioró de que el animal estaba muerto y después se sentó frente a  los restos del carnero haciendo ver a los buitres que le pertenecían, la imagen producía escalofríos por el silencio y el enfrentamiento tan desigual entre el perro pastor y unos buitres gigantes que si desplegaban sus alas llegaban  a medir dos metros.

 

   Aunque  la cruel escena llamase la atención se trataba de  una más de las que se suceden diariamente  en la naturaleza solo que en esta ocasión pudimos  contemplarla en vivo y en directo. Una escena de las que son difíciles de captar, de una parte el perro y de la otra los buitres, estos a la espera de cansar al perro o de que llegase el pastor.

 

  Vimos el ciclo de la vida que se produce y que algunos últimamente quieren ocultar  o disfrazar como si no existiese y la vida es dura para los animales y para las personas.  En esta ocasión no fueron autores  de la muerte ni buitres, ni zorros, ni lobos, simplemente un accidente por despeñamiento y “los drones” de carne que estaban vigilando los cielos se apercibieron y en esta ocasión estuvimos  nosotros como expectantes   espectadores que no perdimos detalle de lo que sucedió.

 

 

¿Quieres envíar un comentario?

Comentarios(4):

Paco - 30-06-2020

Preciosa historia

Checho - 30-06-2020

Fabuloso espectáculo el que han tenido que ver

María - 30-06-2020

Me encanta Carlos enhorabuena

JMR - 03-07-2020

Observar el maravilloso ciclo de la vida nos hace más humanos, nos recuerda como la biología se perpetúa, se transforma y embellece nuestro verde Planeta. Gracias por esta preciosa descripción del desarrollo biológico en nuestra Cantabria, don Carlos. No solo de política vive el hombre!