Noticias de Cantabria
Opinión 11-09-2021 18:00

El caso de las dos niñas de Aguilar de Campoo que desaparecieron en Reinosa, se abre la investigación judicial archivada. Por Belén Alonso Rincon. Abogada

El caso se encuentra en plena actualidad por la declaración de una nueva testigo que puede dar un giro al estado de las diligencias ya que que identifica el vehículo, el famosos Seat  127 blanco, donde pudiera haberse subido Virginia y Manuela cuando fueron vistas por última vez........y la posible identificación del conductor de ese vehículo.

El caso de plena actualidad de la desaparición de las niñas de Aguilar, hace ya más de tres décadas, nos hace adentrarnos en este mundo, incierto, hasta jurídicamente hablando, y que nos lleva a intentar conseguir la proporcionalidad entre la seguridad jurídica del supuesto investigado, si lo hay, y las expectativas de los familiares de las víctimas, o estas mismas, de hallar consuelo, justicia para ellos y los suyos.

Don JUAN RAMÓN BERDUGO GÓMEZ DE LA TORRE, en su STS ni 795/2016, Sala de lo penal, de fecha 25 de octubre estableció, en relación a la reapertura de un proceso penal archivado, lo siguiente:

?La reapertura del procedimiento una vez firme el auto de sobreseimiento provisional depende de que se aporten nuevos elementos de prueba no obrantes en la causa (STS. 75/2014 de 11.2).

De esta manera dijimos en la STS 189/2012 de 21 de marzo, el sobreseimiento provisional tiene dos aspectos. Uno que no resulta modificable sin más cuando el auto adquirió firmeza que es el referente a la insuficiencia de los elementos obrantes en la causa para dar paso a la acusación. Lo más tradicional de nuestras doctrinas procesales ha entendido en este sentido el concepto de sobreseimiento al definirlo «el hecho de cesar el procedimiento o curso de la causa por no existir méritos bastantes para entrar en el juicio». El auto contiene también otro aspecto que autoriza su modificación sometida a una condición: la aportación de nuevos elementos de comprobación. Dicho en otras palabras: el auto firme de sobreseimiento provisional cierra el procedimiento, aunque puede ser dejado sin efecto si se cumplen ciertas condiciones. La cuestión que puede plantearse es la de decidir si el sobreseimiento provisional puede ser dejado sin efecto, una vez que la resolución que lo acuerde ha devenido firme y qué requiere el procedimiento, de las diligencias.

Resulta patente que esa provisionalidad en el archivo de las diligencias puede plantear problemas de inseguridad jurídica del afectado por la inicial investigación, sobre quien planea la posibilidad de una reapertura. Esa limitación de sus expectativas de seguridad aparece compensada por las exigencias de nuevos datos que permitan ser consideradas como elementos no tenidos en cuenta anteriormente para la decisión de sobreseer. No entenderlo así podría suponer que la desidia o el error una acusación, por no valorar unos datos preexistentes, le permite su reconsideración posterior para solicitar, y adoptar, su reapertura, con lesión a la seguridad del investigado. Es por ello que en la jurisprudencia hemos declarado que el sobreseimiento provisional permite la reapertura del procedimiento «cuando nuevos datos con posterioridad adquiridos lo aconsejen o hagan precisos». Esto quiere decir que la reapertura del procedimiento una vez firme el auto de sobreseimiento provisional depende de que se aporten nuevos elementos de prueba no obrantes en la causa.?

Por tanto, es fundamental para que el sobreseimiento y archivo de una causa penal, sea o no firme, se reabra, el que se aporten nuevos elementos de pruebas, que no hubiera antes, nuevos datos para su comprobación, que sean determinantes e importantes, no tenidos en cuenta cuando se tomó la decisión de archivar el asunto, y por supuesto, que sean NUEVOS.

El caso de la misteriosa desaparición de Virginia y Manuela, las dos niñas de Aguilar de Campoo cuyo rastro se esfumó en abril de 1992, podría estar más cerca de resolverse gracias al relato aportado por una nueva testigo, que arroja luz sobre el mismo, que lleva paralizado casi tres décadas, y que gracias a un programa de televisión que recordó el triste episodio en el mes de febrero pasado, se decidió por dicha testigo, poner una denuncia en la Guardia Civil por hechos parecidos, que le ocurrieron entonces, también cuando hacía auto stop en compañía de una amiga con la que regresaba de unas fiestas, en el mismo lugar ,y que también fueron recogidas por el famoso Seat 127 blanco con matrícula de Valladolid , vehículo de las mismas características en el que ,al parecer, se subieron Virginia y Manuela cuando fueron vistas por última vez. Sin embargo, en aquella ocasión ambas, la testigo y su amiga, lograron escapar del vehículo, tuvieron un final muy diferente.

Parece ser que el conductor de ese vehículo ha sido identificado. Se trataría de un hombre residente en un pueblo, apenas a 30 kilómetros de Reinosa, aunque al parecer todavía no ha habido ninguna detención.

Por las autoridades competentes se continúa indagando para certificar si existe relación entre el sospechoso y la desaparición de ambas jóvenes. Con lo que ahora se consiga con la nueva investigación se determinara si se trata de la misma persona responsable de la desaparición de Virginia y Manuela.

 

TODO ELLO HACE QUE EL 21 DE JUNIO, EL JUZGADO DE CERVERA DE PISUERGA DECRETASE LA REAPERTURA DE ACTUACIONES Y LA PRÁCTICA DE DILIGENCIAS EN BASE A ESE NUEVO TESTIMONIO Y los nuevos elementos de prueba que hay sobre la mesa, a dicha resolución se suma una providencia, del mismo órgano judicial con fecha de 29 de julio, en la que remite a la Guardia Civil la información correspondiente para que se continúen las labores de investigación, ambas resoluciones para la comprobación de la veracidad de los hechos y la identificación de la testigo así como la realidad de su declaración.

 

El por qué todo esto no se hizo hace casi treinta años?. La investigación se realizó con los rudimentarios métodos de la época. No había móviles, ni cámaras, y en las comisarías y cuarteles de toda España se repetía aquel mantra de que había que esperar 24 o 48 horas para comenzar a buscar a alguien, un protocolo que, afortunadamente, ha cambiado con el paso de los años al considerarse las primeras horas como fundamentales para la búsqueda.

 

La familia de Virginia Guerrero, están seguros de que la reapertura de las diligencias de investigación es necesaria, ante los nuevos datos que han aparecido, de manera relevante en el caso, que abren sin duda una nueva línea de investigación y que suponen una esperanza para los familiares de las dos niñas, ahora habrá que esperar y desear que las nuevas pruebas tengan su fruto y no resulten una frustración mas para la memoria de las víctimas.

¿Quieres envíar un comentario?

Comentarios(3):

Xuan - 10-09-2021

Estos execrables crímenes nunca debieran caducar

abogado - 10-09-2021

Gran articulo, muy actual y con mucho trayecto Enhorabuena

vecina de Aguilar de Campoo - 09-09-2021

Gran trabajo de investigación e interesante seis que plantea mucho mas cuando ahora la policía dispone de técnicas muy sofisticadas