Noticias de Cantabria
Signos del Zodiaco 22-03-2020 16:59

Leyenda mitológica de Escorpio

La leyenda de Escorpio posee una gran variedad de historias. Sin embargo, la constelación de Orión figura en todas ellas.

 

Orión el cazador fue un héroe griego, hijo de Poseidón y Euríale (hija de Minos, rey de Creta), y se destacó tanto por su gran tamaño como por ser atractivo y encantador para las mujeres. En muchas de las traducciones, Apolo sentía celos por la atracción que el héroe ejercía sobre su hermana, la diosa Artemisa. Entonces le envía un escorpión para que lo envenene y mate.
De esa manera, Orión muere a causa de este animal, y Apolo, lleno de arrepentimiento y culpa, coloca a Orión en los cielos junto con la ayuda de su hermana. Y luego, coloca a Escorpio como recordatorio de su pecado.

Se dice que cuando Escorpio se ve en la noche, Orión comienza a desaparecer por el otro lado del cielo, huyendo de su picadura mortal.

En otra leyenda sobre este signo, Artemisa mata a Orión por error.

Eos, la diosa griega de la Aurora, gustaba de conquistar jóvenes apuestos y llevarlos a la cama. Así, invita a Orión, quien accede. Estando ambos juntos, el héroe comienza a jactarse de ser capaz de asesinar a cualquier criatura salvaje existente en la tierra.

Apolo, que defendía a los animales, fue convencido por Gaia, diosa de la Tierra (o Hera, según la versión) a enviar un gigantesco escorpión de fuerte coraza a picar y así matar al héroe.

Huyendo del escorpión, Orión se mete al océano y Artemisa, que estaba profundamente enamorada de él, comienza a disparar flechas contra el animal que lo perseguía. Estando ambos bajo el agua, la excelente tiradora le descarga su arco contra una mancha negra que burbujeaba.

Irónicamente, la piel del animal no podía ser penetrada por las flechas, pero Orión que en ese frenesí es alcanzado por una de ellas muere trágicamente.

Así, Artemisa eleva a su amado a los cielos donde hasta el día de hoy es perseguido por el gran Escorpio.

 

 

Artemisa y el escorpión


Otra versión de la leyenda de este signo cuenta que Artemisa envía al escorpión a lidiar con Orión. Algunas dicen que por envidia pues el héroe era mejor cazador que ella, otras porque él gustaba de cazar animales por diversión.

Sin embargo, la más renombrada de estas leyendas es que Orión había ido a Creta a cazar y pasar tiempo con Artemisa y su madre Leto. Estando allí, comienza a jactarse de matar a todas las criaturas que caminasen y las diosas, enojadas, le envían el escorpión.

Según esta leyenda, ambos mueren, pero la batalla fue tal que incluso Zeus la notó, y puso a ambos entre las estrellas.

Orión, de esa manera, es una representación y a la vez una amenaza de lo que puede suceder si los humanos no aprendemos a moderar nuestros instintos de orgullo.

Otra leyenda dice que luego de un encuentro casual con las Pléyades, Orión se enamora apasionadamente de su elegancia y empieza a perseguirlas. Ellas eran  las siete hijas del titán Atlas y la ninfa Pléyone, llamadas Maya, Electra, Alcíone, Táigete, Estérope, Celeno y Mérope, y el héroe las busca por toda la tierra.

Artemisa, gran amiga de las hermanas, envía el escorpión para defenderlas del acosador, y porque se sentía herida por la incansable persistencia con que Orión perseguía a estas mujeres. Bueno, el era un cazador a fin de cuentas.

En otra versión, Orión logra dar con las hermanas y Artemisa, desesperada, le ruega a Zeus que la ayude a alejarlo. Así, el dios convierte a las Pléyades en las estrellas que vemos hoy y las aleja de la tierra.

Irónicamente, Artemisa se queda sin sus amigas y explota en furia, desquitándose con Orión y convenciendo a su hermano Apolo de enviar el escorpión.

En representación de esto, Zeus coloca a Orión en el cielo en una persecución eterna con las Pléyades, y cerca de Artemisa, la diosa Luna.

Sin importar qué versión del signo te guste, la vida y muerte de Orión y la persecución con Escorpio se repite constantemente. Orión es el opuesto de Escorpio en el cielo, localizados a 180° el uno del otro, y el héroe “muere” desapareciendo de vista cuando la constelación de este signo aparece entre las estrellas.

Sus historias están unidas para siempre.

Escorpio es, de hecho, uno de los primeros signos en la cultura mesopotámica, pues anunciaba el comienzo del otoño.

 

 

Sé el primero en comentar