Menú de Herramientas

Santander Cantabria a 28 de Abril 2017


Cotización Ibex 35

APOSTILLAS A UN ARTICULO SOBRE LA SENTENCIA DEL ESTATUT (VII)




04-10-2010 09:00:00

Juan Manuel Alegre Ávila - 45. El segundo de los aspectos anunciados en la entrega anterior y el que se abordará en esta es el relativo al Poder Judicial. El párrafo que Viver dedica a esta cuestión puede desglosarse, a efectos analíticos [es, obviamente, la disección que lleva a cabo quien esto firma, en la seguridad de no adulterar el sentido del argumento], en siete afirmaciones o proposiciones, cuyas acotaciones se exponen del modo que sigue.


 46. Los tres primeros asertos pueden condensarse en esta idea-fuerza: el Poder Judicial no es asunto ajeno a los Estatutos de Autonomía. Desglose: “[...] contra lo que parecía la opinión general, admite [la sentencia constitucional] que los Estatutos puedan contener preceptos [sobre el Poder Judicial] [...]”, una; “[...] en los que se haga referencia a cuestiones como las relativas a las competencias de los órganos judiciales [...]”, dos; “[...] aunque con importantes limitaciones y siempre que remitan su concreción a las leyes orgánicas estatales”, tres.

 47. Reconstruyamos el argumento, vale decir, en términos estrictamente lingüísticos, revelemos la proposición que expresa la afirmación subyacente: “[...] los Estatutos [pueden] contener preceptos [sobre el Poder Judicial] siempre que remitan su concreción a las leyes orgánicas estatales”. Típica construcción concesiva [“aunque [...] sin embargo”], cuyo significado viene dado por la modulación que introduce la oración principal [“sin embargo”], que, de esta manera, connota, precisándolo, el alcance que, prima facie parece desprenderse de la oración subordinada. En concreto, la sedicente habilitación para que el Parlament discipline determinadas “cuestiones” atinentes al Poder Judicial deviene vaciada de contenido por mor de la debida interposición de “las leyes orgánicas estatales”, de suerte que aquella habilitación, vale decir su inclusión en el Estatut no pasa de tener un rango meramente formal [¿deferencia, tal vez, hacia el legislador estatutario?], carente de sustancia propiamente preceptiva.

 48. Habilitación, en todo caso, para regular determinadas “cuestiones”, entre ellas, dice Viver, “las relativas a las competencias de los órganos judiciales”. El aserto, del que no se ofrece mayor detalle, ilustra adecuadamente ese vaciamiento al que se aludía [“ [...] aunque con importantes limitaciones y siempre que remitan su concreción a las leyes orgánicas estatales”], y que es merecedor, aquí, de ese mayor detalle ausente en las palabras de Viver.

 49. El centro neurálgico es, por supuesto, el Tribunal Superior de Justicia y su posición en el entramado jurisdiccional. La prescripción constitucional acerca del agotamiento de las sucesivas instancias procesales en órganos radicados en la Comunidad Autónoma, esto es, en el respectivo Tribunal Superior de Justicia, y su correlato, el papel del Tribunal Supremo como encargado de la unificación de doctrina [recte: la interpretación última del derecho estatal y comunitario europeo], remite a la determinación del instrumento procesal en cuya virtud el Tribunal Supremo ha de rellenar de contenido el cometido constitucional. Un instrumento que, según el Estatut, era el recurso de casación para la unificación de doctrina.

 En este punto, y por lo que se refiere al orden contencioso-administrativo, se impone el recordatorio de que la Ley de la Jurisdicción Contencioso Administrativa de 1998 prevé tres tipos o modalidades del recurso de casación, a saber, el recurso de casación [ordinario, en este sentido], el recurso de casación para la unificación de doctrina y el recurso de casación en interés de la ley. Puestas en conexión la determinación estatutaria y la caracterización de la norma procesal administrativa, podría alcanzarse la conclusión de que el Estatut ceñía la intervención del Tribunal Supremo al instrumento procesal precisamente llamado recurso de casación para la unificación de doctrina, tal y como es configurado en la Ley de la Jurisdicción Contencioso Administrativa de 1998, con exclusión, así, de las otras dos modalidades del recurso de casación y, en particular, de la signada de este modo, el recurso de casación a que se refieren los artículos 86 a 95 de la Ley Jurisdiccional.

 50. Pues bien, es esta conclusión la que el Tribunal Constitucional considera improcedente, al declarar que la función constitucional del Tribunal Supremo no ha de canalizarse exclusivamente a través de mecanismo que la legislación procesal recoge bajo el rubro “recurso de casación para la unificación de doctrina” [los artículos 96 a 98 de la Ley Jurisdiccional de 1998, que, específicamente, regulan la variante estatal de la meritada modalidad del recurso de casación, precisamente la que, en la interpretación que el Tribunal Constitucional desecha, albergaría la función constitucional del Tribunal Supremo pretendida por la norma estatutaria]. Una declaración que no es sino la debida consecuencia del carácter exclusivo, vale decir pleno, de la competencia estatal sobre la legislación procesal.

 Es, pues, a esta a la que, de manera exclusiva o plena, compete establecer los mecanismos procesales a través de los que el Tribunal Supremo es llamado a cumplir ese cometido de la unificación de doctrina, esto es, de la determinación del sentido y alcance del derecho estatal y comunitario europeo.

 Y un establecimiento, por lo demás, que no se agota, por lo que al específico carácter de la norma estatal atañe, en las oportunas determinaciones de “las leyes orgánicas estatales” [recte: la Ley Orgánica del Poder Judicial], sino que aquéllas han de encontrar su adecuado desarrollo o desenvolvimiento en las correspondientes leyes procesales, que no revisten carácter orgánico sino ordinario (así, la Ley de la Jurisdicción Contencioso Administrativa, supuesto prototípico sobre el que se construye la doctrina de la sentencia constitucional).

 51. Las siguientes afirmaciones o proposiciones en que puede desglosarse el párrafo que Viver dedica al Poder Judicial tienen por hilo conductor el Consejo de Justicia diseñado en el Estatut. Son las siguientes: “Esta regla [a saber, la posibilidad de que los Estatutos de Autonomía “puedan contener preceptos” relativos al Poder Judicial] sólo se excepciona, respecto del Consejo de Justicia”, una; dos [conjetura a propósito de la sedicente “excepción”], “[...] posiblemente por su mayor detalle” [esto es, en la hipótesis o especulación del antiguo magistrado del Tribunal Constitucional, la imposibilidad de que, en el caso presente, el Estatut pueda albergar la disciplina recogida a propósito del Consejo de Justicia trae causa del “mayor detalle” de aquella disciplina; ¿mayor detalle respecto de la, ya analizada, inclusión de “preceptos” sobre el Poder Judicial, en los que, entre otras, “se haga referencia a cuestiones como las relativas a las competencias de los órganos judiciales”?: hipótesis o conjetura no sólo arriesgada sino, en todo caso, carente del debido basamento, pues ¿no reviste, acaso, el suficiente “detalle” la especificación acerca del instrumento procesal mediante el que el Tribunal Supremo ha de proceder a su labor de fijar la llamada doctrina legal?]; tres, exposición de Viver acerca del porqué de la meritada imposibilidad: “El razonamiento es tortuoso, porque parece partir de la idea de que el Consejo diseñado por el Estatuto es un órgano de la Generalidad [una vez más, ¿por qué castellanizar la denominación oficial de la Comunidad Autónoma?; ¿acaso, y esto es mera conjetura o especulación, por el ámbito nacional de periódico en que vierte su opinión?], cuando claramente no es así y porque en algún momento parece confundir el Consejo General del Poder Judicial con el Pleno de ese Consejo”; cuatro, y última: “Sin embargo, lo relevante es que finalmente no se niega la posibilidad de que si la Ley Orgánica quiere se establezca un órgano territorial desconcentrado del Consejo General en Cataluña”.

 52. “Esta regla sólo se excepciona [...]”. Con esta cláusula pretende Viver marcar la diferente entidad de la intervención del Estatut, a propósito del Poder Judicial, entre, por un lado, “cuestiones como las relativas a las competencias de los órganos judiciales”, respecto de las que se afirma la viabilidad de que aquél pueda contener determinados “preceptos”, bien que “con importantes limitaciones y siempre que remitan su concreción a las leyes orgánicas estatales”, y, por otro, el Consejo de Justicia, en relación con el que la referida posibilidad es negada, bien que [“lo relevante es que [...]”] “finalmente no se [niegue] la posibilidad de que si la Ley Orgánica quiere se establezca un órgano territorial desconcentrado del Consejo General en Cataluña”.

 ¿Puede, en rigor, sostenerse esa diferente entidad entre un supuesto y otro? La construcción lingüística y, por tanto, lógica del argumento a través del que pretende visualizarse aquella sedicente diferenciación es, una vez más, la de las oraciones concesivas. Mas, a pesar del esforzado [¿tortuoso, por traer a colación el calificativo que Viver aplica al “razonamiento” de la sentencia constitucional?] intento del antiguo vicepresidente del Tribunal Constitucional, no se advierte diferencia sustancial entre ambos supuestos, habida cuenta de que el común denominador viene dado por la debida interposición de la Ley Orgánica del Poder Judicial, ya para concretar las determinaciones estatutarias “relativas a las competencias de los órganos judiciales”, ya para establecer “un órgano territorial desconcentrado del Consejo General [del Poder Judicial] en Cataluña”.

 53. Penúltima observación. Cifra Viver la inconstitucionalidad de la previsión estatutaria a propósito del Consejo de Justicia en su “mayor detalle” [respecto de las atinentes, ya se ha dicho, a “las competencias de los órganos judiciales”]. Apreciación que no traspasa los muros (“posiblemente”) de la mera conjetura o especulación, bien que aderezada con la imputación al “razonamiento” del Tribunal Constitucional de su carácter “tortuoso”. Una tacha que Viver justifica en que aquél “parece partir de la idea de que el Consejo diseñado por el Estatuto es un órgano de la Generalidad, cuando claramente no es así”, de un lado, y, de otro, “porque en algún momento parece confundir el Consejo General del Poder Judicial con el Pleno de ese Consejo”.

 54. Las consignadas sobre aparecer formuladas como meras conjeturas [“parece partir”, “parece confundir”], constituyen un típico maniqueo (bien que edulcorado, a fin de esquivar el inevitable reproche, con la presentación en forma de conjetura o especulación), al (pretender) hacer decir a la sentencia constitucional lo que esta en modo alguno dice. El Tribunal Constitucional no descalifica, abstracción hecha de su grado de detalle, la previsión estatutaria sobre el Consejo de Justicia por [mera suposición, sospecha o conjetura] su pretendido carácter de “órgano de la Generalidad”. Menos aún [nueva suposición, sospecha o conjetura] por su eventual configuración orgánica, esa sedicente confusión del “Consejo General del Poder Judicial con el pleno de ese Consejo”. Antes bien, el pronunciamiento constitucional trae causa de una constatación simple y demoledora, a saber, la radical incompetencia (valga el pleonasmo) del texto estatutario para albergar el menor atisbo de regulación sobre el gobierno del poder judicial.

 55. Y es este óbice el que permite poner de relieve el alcance de los pseudo-argumentos [aclaración: no se vea matiz peyorativo en esta calificación; su formulación como mera conjetura es la que justifica el empleo de este término] con los que Viver pretende refutar la conclusión extraída por el Tribunal Constitucional. Al decir aquél que este último “parece partir de la idea de que el Consejo diseñado por el Estatuto es un órgano de la Generalidad, cuando claramente no es así”, desliza de manera sutil [adjetivo que el diccionario de la Real define así: “delgado, delicado, tenue”, y, en una segunda acepción, en sentido figurado, como “agudo, perspicaz, ingenioso”; vayamos al sustantivo, sutileza, que, tras una primera, y obligada en términos gramaticales, acepción -“cualidad de sutil”-, registra la noción que sigue: “dicho o concepto excesivamente agudo y falto de verdad, profundidad o exactitud”] la hipótesis de que la decisión constitucional es consecuencia de un presupuesto erróneo, a saber, que el Estatut ha pretendido configurar, a despecho del carácter único del Poder Judicial, un órgano escindido de aquel al que la Constitución atribuye en exclusiva el gobierno del Poder Judicial, el Consejo General del Poder Judicial, y en cuanto tal inserto en la estructura orgánica de la Comunidad Autónoma, esto es, que ha pretendido establecer, en una suerte de metonimia, un poder judicial propio, autónomo, diferenciado del único que diseña el texto constitucional, cuando, en la interpretación que, ambigua e insidiosamente, postula Viver, la pretensión del Estatut ha estribado meramente en insertar una pieza, el referido Consejo de Justicia, en el único Poder Judicial constitucionalmente viable. Interpretación que, al no haber sido acogida por la sentencia constitucional, ha conducido a la meritada declaración de inconstitucional.

 56. El segundo intento de refutación de Viver abunda en la misma idea: “[...] parece confundir el Consejo General del Poder Judicial con el pleno de ese Consejo [de Justicia]”. Esto es, viene a decir el antiguo magistrado constitucional, la sentencia constitucional ha creído ver en el Consejo de Justicia una suerte de Consejo [pleno] General del Poder Judicial, de suerte que la declaración de inconstitucionalidad habría sido consecuencia de un entendimiento indebido, erróneo, acerca de la verdadera pretensión del Estatut. Pretensión que, en la interpretación que, una vez más, de manera ambigua e insidiosa, desliza Viver, no estribaría en la sustitución del órgano de gobierno previsto en la Constitución, el Consejo General del Poder Judicial, por el diseñado en el Estatut, el Consejo de Justicia, sino, meramente, en la configuración de un órgano “desconcentrado”, por acudir al término empleado por aquél, del Consejo General del Poder Judicial.

 57. Última observación. “Sin embargo, lo relevante es que finalmente no se niega la posibilidad de que si la Ley Orgánica quiere se establezca un órgano territorial desconcentrado del Consejo General en Cataluña”.

 La construcción concesiva opera aquí un no ya esforzado sino directamente forzado intento de manipulación. Justificación del aserto: a pesar [“aunque”] de que la sentencia constitucional ha declarado de manera meridiana que el texto estatutario no puede contener regulación alguna sobre el gobierno del poder judicial, no obstante [“sin embargo”] se dice que aquélla “no niega la posibilidad de que la Ley Orgánica [del Poder Judicial] “establezca un órgano territorial desconcentrado del Consejo General en Cataluña”.

 Ni niega ... ni afirma. Rechazada, por razones de estricta competencia, la posibilidad de que el Estatut establezca, en la mejor de las hipótesis, un “órgano territorial desconcentrado” del único órgano de gobierno del Poder Judicial previsto en la Constitución, la compatibilidad con el artículo 122 del texto constitucional de una eventual reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial que acogiera dicha posibilidad es un juicio que, naturalmente, ni aborda ni puede abordar la sentencia constitucional que aquí nos ocupa. Ese juicio de compatibilidad queda, pues, diferido a una eventual modificación legislativa, acerca de cuyos concretos extremos nada puede decirse en este momento.

¿Quieres envíar un comentario?


9I5v8L

Editorial : EL Ventanuco

pujol-500.jpg

¡Ay! Justicia, Justicia ...


Finalmente envían al hijo mayor y encargado de las finanzas de la familia del ex Honorable Pujol al trullo. Y le mandan después de cinco años desde que se inició la investigación, cuando ha sacado ...

Más info

Ver más editoriales

Editorial : EL Criticón

Sin título.png

Las primarias...


Pedro Arce Díez.- Ya en anteriores ocasiones he hablado sobre las Elecciones Primarias, que hasta en EE. UU. han dejado un poso de rencor, incertidumbre y mal sabor de boca; pues en Europa, dónde nos gusta copiar a los americanos y después los des...

Más info

Ver más criticones


Entrevista D. Andrés Ruiz Moya

Columna de opinión

carlos.jpg Carlos Magdalena Menchaca .-

El hermano lobo no tiene la culpa de la crisis de Cantabria
Ni la tienen los buitres, ni el perro asilvestrado, ni el oso, ni el urogallo ya extinguido, ni el delfín cuando entra en la bahía y se come los peces y los maganos. ¿Acaso salen los pescadores con las guadañetas a protestar, que no con las guadañas? Señor Presidente la culpa no la tienen ni el lobo ni la loba....

Leer opinión

Comentarios(2)

f.jpg Jesús Salamanca Alonso .-

El “despatarre” de la CUP
El “despatarre” es esa acción poco educada de algunas personas que, al sentarse, abren las piernas excesivamente, con tendencia a ocupar más sitio del que deben....

Leer opinión

José López (1).jpg José López Martínez .-

San Tribunal Supremo
Ya sé que suena a herejía, pero los 8 de noviembre deberían ser festivos en Santander. En esa fecha una sentencia del Tribunal Supremo ha anulado el Plan General de Ordenación Urbana actuando por tanto, como un santo protector de nuestra Ciudad....

Leer opinión

150511.EL ZAPICO (1).jpg Pedro Arce Diez .-

La Cacerolada…
Yo, un poco aficionadillo a los temas culinarios, suelo usar las cacerolas para hacer jugosos y sabrosos guisos; otros, como los cientos de personas que se han presentado frente a la sede nacional del PP, con la intención de que el partido se disuelva ante los numerosos casos de corrupción en sus filas. ¡Y lo han hecho con las cacerolas, al más puro estilo chavista!....

Leer opinión

Comentarios(3)

gem.jpg Gemma Sánchez Lombilla .-

Supuesta moción de censura
Acabamos de contemplar cómo PODEMOS ha utilizado la coyuntura actual de España para proponer una moción de censura. Hablan de la corrupción del Partido Popular al completo, explican que este partido ha parasitado los organismos judiciales, y que este es el motivo de la moción. Justifican la actuación por la situación desesperada del país....

Leer opinión

acebo.jpg Javier Gómez-Acebo .-

Esperanza y el liberalismo castizo
Aguirre ha tenido el respe y gracejo que tanto gusta a un sector de los madrileños. LLegó al poder tras un escándalo protagonizado por los tránsfugas Tamayo y Sáez, en el que nunca se aclaró si anduvo detrás. ...

Leer opinión

logo.jpg Redacción .-

Incidente marítimo de un barco de la naviera Knutsen’
Los tripulantes del barco “Sevilla Knutsen” se vieron envueltos en una angustiosa experiencia en alta mar, concretamente en mitad del pacifico cuando el pasado día 17 de abril la nave tuvo una colisión con un pequeño islote o atolón,que no figuraba en las cartas de navegación, durante el trayecto de Japón a Australia....

Leer opinión

Comentarios(1)

Manuel Olmeda Carrasco.jpg Manuel Olmeda Carrasco .-

De tramabuses y apocalipsis zombi
Si el tramabús ha causado estupor, la pregunta del senador Mulet (absténganse de prever cualquier elipsis jocosa) sobre qué protocolos ha dispuesto el gobierno en caso de “apocalipsis zombi”, pasará a los anales de esta Cámara Territorial. Dudo que exista en ningún registro parlamentario una pregunta con tanta enjundia e interés para el común. ...

Leer opinión

Mariano Cabrero.jpg Mariano Cabrero Bárcena .-

Espacios de comunicación de la vida cotidiana
Usuarios que se contactan entre sí y comparten contenidos, forman las presentes redes sociales. Véase: Facebook, Tuiwter Instagram, Watshapp…Estas últimas son vehículos de comunicación en el Globo Terráqueo, convirtiéndose en espacios de comunicación de la vida cotidiana de millones de personas de todas las edades y condiciones: unas triunfan y otras no. ...

Leer opinión

vela.jpg José Francisco García de Soto y de la Roza. .-

El deporte de la Vela en España propio de repúblicas bananeras
Se da la casualidad que la prensa de Santander da esta noticia: “Cantabria pierde 22 millones de Valdecilla por retrasos en los trámites administrativos”, según hacienda, la justificación para poder cobrar se remitió fuera de plazo. En la Vela esto no pasa, ¡los plazos son para incumplirlos! Y el CSD mirando para otro lado para apuntarse a salir en la foto. Que es lo que en España prima. ...

Leer opinión

Sin título.jpg Juan Goti Ordeñana .-

Hacia una sociedad andrógina
Cuando uno se enfrasca en la historia, advierte que no hay nada nuevo bajo el sol (nihil novum sub sole). Parece que volvemos a la idea del eterno retorno, con una visión circular de los acontecimientos, esto es, que una vez cumplido el ciclo de los hechos, éstos vuelven a ocurrir en otras circunstancias. Lejos de la concepción lineal de la historia, que hemos vivido con el cristianismo, que se trata de liquidar....

Leer opinión

Otros colaboradores

Boletín Cantabria liberal

Suscripción al boletín

Aviso Legal

Santander 2016 Ayuntamiento de Santoña

Subir

Crónica Negra

Agenda

Sección del lector

27-01-2017 22:15:31

Carta abierta al consejero de Educación de Castilla y León.

Sr. D. Fernando Rey Martínez –Consejero de Educación- Le recuerdo que su Consejería lleva años sin hacer los deberes y con un claro abandono a los centros públicos específicos de educación de adultos.

Autor: Jesús Salamanca Alonso

Ver más Cartas


Envía tu Carta


Ver más Fotos


Envía tu Foto

El tiempo

Tiempo Santander

Enlaces


Cantabria Liberal, un periódico Veraz, Independiente y Plural, desde Cantabria (España) en clave liberal.

Registro Mercantil de Cantabria, Tomo 908, Folio 101, Hoja S 18758, Inscripción 1ª
Editorial Cantabria Liberal S.L. CIF: B39654017
Fuente: Agencia Europa Press

Cantabria Liberal CantabriaLiberal.com | Aviso legal | Contacta

Subir

Denoe Servicios SaaS