Noticias de Cantabria
Opinión 09-02-2019 07:09

A Sánchez finalmente le entró el sentido común… Por Carlos Magdalena Menchaca

...O fueron otros los que con profundo egoísmo e insolidaridad acreditada han obligado a Sánchez a pegar un puñetazo en la mesa y decir, ¡se acabó! ¿Se ha de dialogar?, sí siempre pero no a cualquier precio. Se han vivido unos días tremendos que podían haber sido históricos si finalmente se continúa una negociación cuyo único desenlace era la independencia de Cataluña.

La situación generada parecía irreversible y era algo más que un Brexit porque tenemos que decir, y hemos dicho de forma muy continuada, que no nos queríamos independizar de nuestros hermanos, sobrinos, cuñados etc. 


Cataluña está  forjada y ensamblada por gallegos, andaluces, cántabros y todos son catalanes, no pueden dejar por ello de ser españoles porque una minoría se haya auto impuesto y quiera imponer una independencia. Nuestra obligación es dialogar y si consideran algunos que se habían hecho pequeñas algunas “habitaciones” no hay problema, las ampliamos pero sin desalojar a unos para que otros se queden para ellos solos parte del edificio común.  

Los nacionalismos, está demostrado históricamente, son perversos porque pretenden la dominación y se cargan la solidaridad y la convivencia. Sánchez ha dicho un ¡basta ya¡ porque ha recibido mensajes de todos los puntos cardinales del sentido común, desde la oposición, no siempre acertada en sus cainismos y visceralidades, desde el clamor de los ciudadanos, y desde su propio Partido. No se podía continuar ese camino con o sin PGES. Yo no quiero que me aprueben unos PGES unos ciudadanos que no quieren convivir con nosotros y me chantajean. Si se quiere dialogar tenemos que dialogar de forma abierta y plural pero el único sitio para ello y -templo del diálogo-, son las instituciones democráticas que para eso las tenemos, el Parlament en Cataluña y el Congreso de los diputados y el Senado en Madrid. Hay que dialogar, pero todos, no solamente los que más gritan en Cataluña. Este edificio que se llama España ha sido construido desde abajo y por todos, y parece que desde arriba se quería destruir.
Pero no se ha acabado el nacionalismo excluyente que quiere terminar con nuestra convivencia pacífica por lo que el gobierno de Sánchez o el que venga tiene que volcarse en Cataluña desde un punto de vista de pedagogía política, ciudadana, social, económica e histórica. La insolidaridad   independentista sigue ahí, latente, pero si entre todos dialogamos con sentido común estamos seguros de que finalmente esa llama de insolidaridad nacionalista se apagará y volverá a arder la llama de la solidaridad humana y del  seny tan denostado y olvidado otrora tan presente en la sociedad catalana. 


Yo no quiero que me aprueben unos PGES unos ciudadanos que no quieren convivir con nosotros y me chantajean.

 

 

Sanchez.-via twuiter 
 
Este Gobierno no aceptará nunca un referéndum de autodeterminación.
Trabajamos por tender todos los puentes posibles desde la política. Esta es la propuesta del Gobierno de España para Cataluña: convivencia, dialogo y ley. Constitución

 

¿Quieres envíar un comentario?

Comentarios(3):

ciudadanos - 09-02-2019

No me creo la ruptura .Es una ruptura para desactivar la maní de Madrid.Todo sigue igual.Solo habrá ruptura cuando se convoquen las elecciones

Pedroo - 09-02-2019

Esta ruptura es una gran mentira pactada

lector - 09-02-2019

No ha sido una decisión voluntaria de Sánchez.Toda la sociedad se le ha echado encima