Noticias de Cantabria
Crónica negra y Tribunales 13-12-2018 06:15

Juzgan hoy a un hombre por violencia doméstica, detención legal y lesiones a su pareja

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Cantabria juzgará este jueves y viernes, 13 y 14 de diciembre, a partir de las 10.00 horas, a un hombre acusado de violencia doméstica, detención ilegal y lesiones a su pareja, una joven con la que tiene un bebé, y para el que el fiscal pide 12 años de prisión.

   Junto a él, también se sentarán en el banquillo de los acusados otras cuatro personas: dos implicados en la detención ilegal de la mujer, a quienes la Fiscalía pide ocho años de cárcel y las parejas de éstos como cómplices, para las que solicita penas de cuatro años.

   Los hechos se remontan al pasado mes de junio cuando el principal acusado, con antecedentes penales por violencia de género, se negó a que su pareja saliera de fiesta, aunque luego aceptó con la condición de que se llevara al hijo que tienen en común.

   Sin embargo, poco después, cuando la chica y una amiga ya se iban con el bebé, el hombre increpó y zarandeó a su pareja, obligándola a volver a casa.

   Días después, cuando las dos chicas se habían ido juntas a las fiestas de Arenas de Iguña, el acusado, que estaba con otros dos hombres, también acusados, en una discoteca de Santander, se encontró allí de madrugada con el hermano de la amiga de su mujer y con otro hombre.

   De malos modos, preguntó al primero de ellos dónde estaba su hermana, ya que suponía que estaba con su pareja, a la que no localizaba. Al no contestarle, obligó al joven a salir fuera de la discoteca y le propinó un fuerte puñetazo, acudiendo su novia para asistirle. En ese momento, el agredido dijo que creía que las chicas estaban en Arenas de Iguña.

   Posteriormente, el acusado, junto con sus dos acompañantes, obligó a la pareja a dirigirse a un coche para ir a Arenas, advirtiéndole al chico: "Que aparezca mi mujer, si no mato a la perra de tu hermana y si no te mato a tí".

   Así, los tres acusados y las novias de los dos últimos, también acusadas, junto con la pareja retenida, se dirigieron en dos coches hacia Arenas.

   Según el fiscal, las dos novias eran "conocedoras de la situación que se estaba generando" y "colaboraron de forma indirecta en forzar la voluntad de los jóvenes, con su presencia y acompañamiento en todo momento".

   A lo largo de los cincuenta kilómetros que recorrieron, la pareja retenida fue continuamente increpada y el principal acusado les iba amenazando con matarles si no aparecía su mujer.

   Finalmente, cuando ambos vehículos estaban llegando a Arenas, la mujer del acusado le respondió al teléfono y le dijo que estaba cerca del puente de la localidad. Entonces, el hombre salió precipitadamente del vehículo y dirigiéndose a la carrera hacia ella comenzó a golpearla "con puñetazos y patadas en todas las partes del cuerpo", y ésta cayó al suelo, protegiéndose la cabeza con los brazos.

   Luego, otro de los acusados dijo a la pareja retenida que saliera del coche y, una vez fuera, propinó diversos golpes al joven. Finalmente, y ante una distracción del agresor, la pareja logró huir del lugar.

   Los hechos narrados constituyen, según el fiscal, dos delitos de violencia sobre la mujer en su modalidad de maltrato físico, otros dos de detención ilegal, dos de lesiones y dos leves de amenazas.

   Las penas para el principal acusado, al que el fiscal considera autor de todos los delitos, y en el que concurre la agravante de reincidencia, ascienden a doce años y medio de prisión; seis años de privación del derecho a la tenencia de armas; cuatro y seis años, respectivamente, de alejamiento de su mujer y de la pareja a la que obligó a meterse en el vehículo, y 1.800 euros de multa.

   Por su parte, el fiscal considera a los dos jóvenes que estaban con el acusado en la discoteca y le acompañaron hasta Arenas autores del delito de detención ilegal y pide para ellos ocho años de prisión y alejamiento respecto de la pareja durante cinco años. A uno de ellos, a su vez, le considera autor de un delito leve de lesiones, por lo que pide además para él 600 euros de multa.

   Por último, pide cuatro años de prisión para cada una de las novias de los dos anteriores, al considerarlas cómplices del delito de detención ilegal.

Sé el primero en comentar