Menú de Herramientas

Santander Cantabria a 27 de Abril 2017


Cotización Ibex 35

Vergüenza




17-08-2010 09:00:00

Fernando García de Cortázar - Barcelona ha pasado del anhelo de libertad del 11 de septiembre de 1977 al despotismo de la tribu de julio de 2010, y quien aplasta la conciencia pública no es ya la bota de un César, sino toda una aristocracia política que confunde la democracia con la ortodoxia sentimental.


Lo dijo ya Unamuno en 1906, después de una brevísima estancia en la Barcelona bullanguera y jactanciosa del poeta Maragall, en pleno apogeo de los catalanistas de la Lliga Regionalista: «Aquello no es serio. Y luego no toleran la contradicción, y al que no les dice lo que quieren oír le declaran memo o poco menos».

Aunque más de un siglo separa la Barcelona actual de la Barcelona a la que se refiere Unamuno, lo cierto es que, en los últimos años, cada vez que el azar me ha llevado a la Ciudad Condal, la sensación que me ha producido la visita no ha desmentido nunca la amarga impresión que el viejo pensador bilbaíno puso por escrito en la primera década del siglo XX. No, «aquello» no es serio. «Aquello» es una feria de vanidades, imposturas políticas y puerilidades románticas, un lugar inmejorable para las aventuras de Tartarín de Tarascón, famoso por sus fanfarronerías.

Hay que decirlo claramente, sin rasgarse las vestiduras, pero también sin complejos. Porque la campaña de invectivas y dicterios lanzada por los dirigentes catalanes contra la sentencia del TC y la manifestación del 10 de julio en Barcelona han igualado en desfachatez a las organizadas por los aduladores del régimen franquista en la plaza de Oriente. La historia produce esas paradojas, y nada resulta más grotesco que ver a una clase política entera disfrazarse de mártir para exigir un pasaporte de inmunidad perpetua y situarse por encima de una ley que nos iguala a todos los españoles en libertades, derechos, garantías y obligaciones civiles. Nada resulta más descorazonador que ver cómo la Cataluña oficial participa en esa farsa de prepotencia y resentimiento, y ello, en nombre de un puntilloso celo democrático.
D No me sorprende que, ante la imagen del señor Montilla proclamando que ningún tribunal de este mundo puede alzarse contra el sentimiento general de Cataluña, algunos intelectuales catalanes alejados de la opción nacionalista no aguanten más.

¿Cómo no sonrojarse? ¿Cómo no sentir vergüenza ajena? Han visto a unos políticos explotar con estruendo y jactancia el más ruin y zafio de los patriotismos: unos dirigentes que se llaman a sí mismos hombres de Estado, pero que al mismo tiempo no renuncian a la agitación como arma política. Han visto a la prensa local plegándose unánimemente a la propaganda oficial, alimentando las pasiones más primarias, promoviendo furiosamente una campaña sectaria anulando en sus informaciones todo deseo de verdad, cometiendo, en fin, lo que Émile Zola llamó el más vil de los crímenes: «el de ofuscar la conciencia pública y extraviar a todo un pueblo». Y por último, han visto a un amplio sector de la sociedad echándose a la calle en defensa de la patria amenazada, siguiendo la poderosa pulsión irracional que dice que Cataluña es una obra divina, y dando a entender que si hay algunos —o muchos— que no piensan así, es que no son buenos catalanes, o peor aún, cómplices del secular complot españolista tramado en los círculos opresores de Madrid.

D Pero la responsabilidad de la mayor crisis institucional que ha atravesado España desde 1978 no sólo hay que buscarla en los dirigentes de los partidos nacionalistas y en buena parte de los socialistas catalanes acomodados. Todos ellos acostumbrados al regateo sin límite, a la búsqueda del privilegio disfrazado de derecho, a la falta de lealtad al Estado, a disimular su ineptitud tras un victimismo sentimental y a buscar chivos expiatorios para los propios fracasos. También son responsables esos héroes del progreso que piensan que para ser de izquierdas basta con decir pestes del PP, ganar guerras que terminaron hace más de setenta años y, sobre todo, asumir los mitos mágicos de los nacionalismos periféricos. Por pereza, por oportunismo electoral, por carencia de una idea clara del Estado, la izquierda española ha preferido alimentar el halago y los más diversos narcisismos regionales antes que valorar la historia en común, antes que proteger el sistema de solidaridades sociales y políticas que mantienen en pie un país moderno y garantizan la igualdad de derechos y obligaciones de sus ciudadanos.

La consigna oficialista dice que fue la intransigencia de Aznar —¡siempre Aznar!— lo que multiplicó a los separatistas, pero lo cierto es que fue el actual presidente de Gobierno —el más frívolo que ha ocupado el cargo— quien abrió la caja de Pandora de las revisiones estatutarias y estimuló las exigencias del nacionalismo catalán, prometiendo aceptar en las Cortes, al pie de la letra y sin preguntarse por los costes futuros de ese compromiso, el texto aprobado en el Parlamento autonómico.
D Por otra parte, cuando el Estatuto salió del contexto político y entró en el ámbito judicial, Zapatero y la izquierda al completo no tardaron en propagar la idea de que el recurso planteado por el PP era un claro reflejo del agresivo españolismo que, supuestamente, se cuece en la calle Génova. Muchos dijeron entonces que era preciso dar el visto bueno al nuevo ordenamiento por conveniencia política, por ánimo de conciliación, por respeto al sentir arraigado en el pueblo catalán. A nadie pareció preocuparle el cúmulo de despropósitos que recogía el texto ni que éste hubiera sido aprobado en un referéndum por sólo el 36 por ciento de los ciudadanos con derecho a voto. Nadie pareció reparar en que la democracia no sólo está hecha de resultados políticos: también de procedimientos. Muy pocos quisieron darse cuenta de que la abolición del derecho en beneficio de abstracciones como las masas o el pueblo siempre es el primer paso hacia el despotismo, cuando no el germen de las peores pesadillas de la historia.
El error es imperdonable. Porque hay que estar muy ciego para no ver que a fuerza de centrifugar el Estado hace demasiado tiempo que estamos destruyendo la igualdad en derechos y garantías civiles de todos los españoles. Hay que estar muy ciego para no ver que el mayor peligro que amenaza los derechos y libertades plasmados en la democracia de 1978 reside en los nacionalismos que ponen los compromisos identitarios, las raíces imaginarias y las unanimidades coactivas por delante de la racionalidad, por encima de deberes y lealtades sin los cuales el delicado tejido civil de la convivencia se desgarra en una rapiña de privilegios y agravios.

No hay nada ganado firmemente. Todo puede conquistarse, ¡sí!, pero también todo puede quebrarse y rodar por los suelos una vez más. Como recordara Vargas Llosa, en los años sesenta Barcelona era una ciudad cosmopolita y universal; ahora es nacionalista y provinciana. La Ciudad Condal ha pasado del anhelo de libertad del 11 de septiembre de 1977 al despotismo de la tribu de julio de 2010, y quien aplasta la conciencia pública no es ya la bota de un César, sino toda una aristocracia política que confunde la democracia con la ortodoxia sentimental y el patriotismo con la adulación y la unanimidad. ¡Qué triste, qué inquietante! Más de treinta años después de la Constitución de 1978, más de treinta años después del mayor acto de pluralidad y consenso de nuestra historia, volvemos al más odioso, necio y excluyente de los patriotismos.

¿Quieres envíar un comentario?


3N2w4U

Editorial : EL Ventanuco

pujol-500.jpg

¡Ay! Justicia, Justicia ...


Finalmente envían al hijo mayor y encargado de las finanzas de la familia del ex Honorable Pujol al trullo. Y le mandan después de cinco años desde que se inició la investigación, cuando ha sacado ...

Más info

Ver más editoriales

Editorial : EL Criticón

DINERO.jpg

Las cuentas de la buena pipa….


Pedro Arce Díez.- ¿Sabe Vd. el cuento de la buena pipa?. Pues ya hace muchos, muchos años, que los mayores nos contaban este absurdo y estúpido cuento.....

Más info

Ver más criticones


Entrevista D. Andrés Ruiz Moya

Columna de opinión

carlos.jpg Carlos Magdalena Menchaca .-

El hermano lobo no tiene la culpa de la crisis de Cantabria
Ni la tienen los buitres, ni el perro asilvestrado, ni el oso, ni el urogallo ya extinguido, ni el delfín cuando entra en la bahía y se come los peces y los maganos. ¿Acaso salen los pescadores con las guadañetas a protestar, que no con las guadañas? Señor Presidente la culpa no la tienen ni el lobo ni la loba....

Leer opinión

Comentarios(1)

gem.jpg Gemma Sánchez Lombilla .-

Supuesta moción de censura
Acabamos de contemplar cómo PODEMOS ha utilizado la coyuntura actual de España para proponer una moción de censura. Hablan de la corrupción del Partido Popular al completo, explican que este partido ha parasitado los organismos judiciales, y que este es el motivo de la moción. Justifican la actuación por la situación desesperada del país....

Leer opinión

f.jpg Jesús Salamanca Alonso .-

Desmanes de ‘Pablemos’ y su barragana
¿Se imaginan ustedes lo que haría esta tropa con los medios de comunicación y con quienes disienten de ellos si llegaran a tocar poder?...

Leer opinión

acebo.jpg Javier Gómez-Acebo .-

Esperanza y el liberalismo castizo
Aguirre ha tenido el respe y gracejo que tanto gusta a un sector de los madrileños. LLegó al poder tras un escándalo protagonizado por los tránsfugas Tamayo y Sáez, en el que nunca se aclaró si anduvo detrás. ...

Leer opinión

150511.EL ZAPICO (1).jpg Pedro Arce Diez .-

La Cacerolada…
Yo, un poco aficionadillo a los temas culinarios, suelo usar las cacerolas para hacer jugosos y sabrosos guisos; otros, como los cientos de personas que se han presentado frente a la sede nacional del PP, con la intención de que el partido se disuelva ante los numerosos casos de corrupción en sus filas. ¡Y lo han hecho con las cacerolas, al más puro estilo chavista!....

Leer opinión

logo.jpg Redacción .-

Incidente marítimo de un barco de la naviera Knutsen’
Los tripulantes del barco “Sevilla Knutsen” se vieron envueltos en una angustiosa experiencia en alta mar, concretamente en mitad del pacifico cuando el pasado día 17 de abril la nave tuvo una colisión con un pequeño islote o atolón,que no figuraba en las cartas de navegación, durante el trayecto de Japón a Australia....

Leer opinión

Comentarios(1)

Manuel Olmeda Carrasco.jpg Manuel Olmeda Carrasco .-

De tramabuses y apocalipsis zombi
Si el tramabús ha causado estupor, la pregunta del senador Mulet (absténganse de prever cualquier elipsis jocosa) sobre qué protocolos ha dispuesto el gobierno en caso de “apocalipsis zombi”, pasará a los anales de esta Cámara Territorial. Dudo que exista en ningún registro parlamentario una pregunta con tanta enjundia e interés para el común. ...

Leer opinión

Mariano Cabrero.jpg Mariano Cabrero Bárcena .-

Espacios de comunicación de la vida cotidiana
Usuarios que se contactan entre sí y comparten contenidos, forman las presentes redes sociales. Véase: Facebook, Tuiwter Instagram, Watshapp…Estas últimas son vehículos de comunicación en el Globo Terráqueo, convirtiéndose en espacios de comunicación de la vida cotidiana de millones de personas de todas las edades y condiciones: unas triunfan y otras no. ...

Leer opinión

vela.jpg José Francisco García de Soto y de la Roza. .-

El deporte de la Vela en España propio de repúblicas bananeras
Se da la casualidad que la prensa de Santander da esta noticia: “Cantabria pierde 22 millones de Valdecilla por retrasos en los trámites administrativos”, según hacienda, la justificación para poder cobrar se remitió fuera de plazo. En la Vela esto no pasa, ¡los plazos son para incumplirlos! Y el CSD mirando para otro lado para apuntarse a salir en la foto. Que es lo que en España prima. ...

Leer opinión

Sin título.jpg Juan Goti Ordeñana .-

Hacia una sociedad andrógina
Cuando uno se enfrasca en la historia, advierte que no hay nada nuevo bajo el sol (nihil novum sub sole). Parece que volvemos a la idea del eterno retorno, con una visión circular de los acontecimientos, esto es, que una vez cumplido el ciclo de los hechos, éstos vuelven a ocurrir en otras circunstancias. Lejos de la concepción lineal de la historia, que hemos vivido con el cristianismo, que se trata de liquidar....

Leer opinión

José López (1).jpg José López Martínez .-

El Brexit, una oportunidad
Las recientes declaraciones de algunos líderes “tories” sacan a la luz los viejos fantasmas británicos: europeos sí, pero en nuestra isla. Siempre ha habido en el Reino Unido un recelo permanente hacia la Unión Europea; la prueba es que nunca se integró completamente, jamás hubieran permitido desprenderse de su libra por el euro. ...

Leer opinión

Comentarios(1)

Otros colaboradores

Boletín Cantabria liberal

Suscripción al boletín

Aviso Legal

Productos ecológicos de Cantabria Ayuntamiento de Torrelavega

Subir

Crónica Negra

Agenda

Sección del lector

27-01-2017 22:15:31

Carta abierta al consejero de Educación de Castilla y León.

Sr. D. Fernando Rey Martínez –Consejero de Educación- Le recuerdo que su Consejería lleva años sin hacer los deberes y con un claro abandono a los centros públicos específicos de educación de adultos.

Autor: Jesús Salamanca Alonso

Ver más Cartas


Envía tu Carta


Ver más Fotos


Envía tu Foto

El tiempo

Tiempo Santander

Enlaces


Cantabria Liberal, un periódico Veraz, Independiente y Plural, desde Cantabria (España) en clave liberal.

Registro Mercantil de Cantabria, Tomo 908, Folio 101, Hoja S 18758, Inscripción 1ª
Editorial Cantabria Liberal S.L. CIF: B39654017
Fuente: Agencia Europa Press

Cantabria Liberal CantabriaLiberal.com | Aviso legal | Contacta

Subir

Denoe Servicios SaaS