Menú de Herramientas

Santander Cantabria a 30 de Abril 2017


Cotización Ibex 35

El enigma Valdecilla




enigma.png

17-05-2013 06:41:00

Rafael Sebrango - El Teatro “Cantabria” abrió sus puertas, y los más de 500.000 espectadores nos fuimos acomodando como pudimos en su limitado espacio. La obra tenía un atrayente título, “El enigma Valdecilla”, con autores anónimos. La conjunción de un enigma y un anonimato se antojaba como el preludio de un espectáculo sugerente.




   
Los rumores apuntaban a que en realidad los autores sí que eran conocidos, que eran un grupo de 39 literatos, que semanalmente se reúnen en una especie de anfiteatro en la parte Alta de la ciudad, allí donde hubo un hospital. Luego las malas lenguas dirían que no se habían atrevido a poner su nombre, pero no por modestia, sino por vergüenza, y eso si la hubiera.
Se alzó el telón y el narrador nos informó que la obra empezaba a principios de siglo, en 2002.



Un señor de Madrid estaba en la escena, con bigote y gesto muy serio, y por lo visto tenía en su poder a una criatura, llamada Valdecilla.
En esos momentos se veía como ésta cambiaba de manos, y aquél se la entregaba a otros dos señores.  Uno era alto, o lo parecía al lado del otro, muy planchado y envarado. Se notaba que era de la tribu del señor de Madrid, pues ambos lucían una escarapela en el pecho con dos pes, o una “p” doble, que da lo mismo.
El Planchado, recogía la criatura llevando del brazo a otro señor, éste más bien bajito, con la cara roja, y con un bigote a modo de luto, colocado detrás de un puro.  Este no tenía la misma chapa en el pecho que los otros dos, aunque la suya también empezaba por “p”.  El resto de las letras no se veían bien porque el sujeto no paraba quieto, danzaba y daba volteretas. Más bien parecía que su única misión era encandilar al público con sus zarandajas.  Alguien creyó leer que detrás de la “p” venía una “r”, y luego una “c”, pero nadie estaba seguro, porque el artista se había dado la vuelta a la chaqueta en una de sus chanzas.



El diálogo entre el bigote de Madrid, el Planchado, y el Comediante, nos desvelaba que el primero hacía entrega a los otros de la “Criatura Valdecilla”. Los dos últimos decían que bueno…, que la querían mucho, que se hacían cargo de ella, pero que la criatura necesitaba una nueva casa y que eso costaba dinero, y que a ver quién pagaba.



El bigote de Madrid zanjó la cuestión, él pagaba la casa nueva para Valdecilla, y vimos como les entregaba un buen fajo de billetes.
Contentos, con la Criatura en sus manos, recorrieron el escenario a grandes saltos, gritando ¡qué bien!, ¡más auto gobierno!
Como aclaración, eso del auto-gobierno debe ser un coche último modelo, en el que unos se montan y otros pagan la gasolina.
Montados en su auto, modelo gobierno, y con la Criatura así adoptada, salieron de la escena, y ahí terminó el primer acto.



Se reanudó la obra, y esta vez en el escenario estaba otro señor de Madrid. Era distinto del anterior. Tenía una sonrisa facilona y unas cejas raras, como en ángulo. Era bastante más alto que el serio del bigote, que siempre parecía que estaba cabreado. La chapa también era muy distinta, y ya no tenía gaviota. Ahora era una mano, más bien un puño, que apretaba una rosa, aunque a mí me parecía que en realidad la asfixiaba.
Debía ser la mano de un faquir, o de un masoquista, porque hay que tener narices para agarrar una rosa por el tallo y apretar para intentar asfixiarla, ¡menudas espinas!



Proseguía la obra entrando en escena otros dos del brazo, el Comediante de antes, pero de su brazo ya no venía el Planchado, ahora era una Chica con voz de locutora, y su chapa era igual que la del de Madrid, un puño ahogando a una rosa. No había ecologistas entre el público, por lo que nadie protestó por el fracking a la rosa.
Uno revilleaba y la otra gorostiaba, porque el dinero que había dado el anterior dueño de Madrid no llegaba para tanta casa.
El de Madrid, con sonrisa de dibujos animados, dijo que sin problema, él mandaba el dinero que hiciera falta.
Todos contentos, y además el Comediante, a petición del público, hizo el pino, dio saltos mortales, etc. Parecía que su única misión era agradarnos como fuera, decirnos lo que queríamos oír, y hacer lo que quería la mayoría. En fin, el típico “ni una palabra mala, ni una obra buena”.



Llegamos al último acto, nuestra expectación subía. En la escena de nuevo el coche “auto gobierno”, pero ahora conducido, no por dos, sino por un hombre en solitario. No era ni Planchado, ni Comediante, ni Chica, era Solitario, con una chapa que ya habíamos visto, una “p” seguida de otra “p” bajo una gaviota.
Descendió, como si fuera un salvador, pero nos dimos cuenta enseguida de que no lo era, un nuevo señor de Madrid, que gastaba gafas y ocultaba su cara detrás de una barba, y llevaba la misma chapa que el piloto del coche modelo gobierno, que al abrir la puerta del bólido se le cayó un calendario, y así nos dimos cuenta que la obra había llegado al 2012.
Dijo el Solitario que lo que los otros habían revilleado y gorostiado no había servido de nada, y que la Criatura Valdecilla seguía sin terminar su casa.
El barbado de Madrid dijo que él arreglaba lo que otros estropeaban, y que se hacía cargo  del convite.



En esto, la luz del escenario se atenuó, y el Narrador volvió a hablar, y nos dijo que estábamos en 2013, algo que ya sabíamos, 11 años después de iniciarse la obra.
Un foco iluminó al Solitario, y muy solemne nos dijo que ahí acababa el asunto, y que a la salida tendríamos que firmar un papel y el enigma quedaría resuelto. Debe ser teatro de vanguardia, pensé, un final muy original.
Los más de 500.000 salimos, y efectivamente, en la puerta nos obligaron a firmar un papel. Bueno, más que papel eran letras de cambio, cheques, y pagarés, como cuando comprábamos a plazos, que ahora ni eso.
No nos pareció menor la cuestión, 30 millones de euros al año, durante 20 años, como una hipoteca, y ¿para qué?, pues ¡claro!, para pagar la casa de Valdecilla.
Este era el enigma, ¿quién pagaba al final?.



11 años, Planchado, Comediante, Chica, y Solitario, como pilotos del auto Cantabria, modelo gobierno, y al final éramos los espectadores, los más de 500.000 los que pagamos la casa de Valdecilla. De cómo es posible esto, pasados 11 años, con estos conductores de nuestro coche, trataba el enigma, que empezaba como comedia y terminaba como tragedia.
Nunca un coche, una casa, unos pilotos, y una obra de teatro, habían salido tan caros, nos lamentamos los espectadores a la puerta de la Casa de Empeño. ¿Y si devolvemos la criatura al señorito de Madrid?


Rafael Sebrango
Presidente de LA UNION (LU)



1




Últimos comentarios

17-05-2013 - marinero

[...]Un art con mucha coña marinera pero todo muy cierto[...]

17-05-2013 - OI-103

[...] Buen artículo, y yo pregunto ¿pero realmente? necesitamos (los Cantabros) todo ese pedazo de hospital (por hacer), pues como nos apañamos ahora?. Desde mi humilde opinión yo creo que NO!. [...]

¿Quieres envíar un comentario?


8I3Y0U

Editorial : EL Ventanuco

pujol-500.jpg

¡Ay! Justicia, Justicia ...


Finalmente envían al hijo mayor y encargado de las finanzas de la familia del ex Honorable Pujol al trullo. Y le mandan después de cinco años desde que se inició la investigación, cuando ha sacado ...

Más info

Ver más editoriales

Editorial : EL Criticón

Sin título.png

Las primarias...


Pedro Arce Díez.- Ya en anteriores ocasiones he hablado sobre las Elecciones Primarias, que hasta en EE. UU. han dejado un poso de rencor, incertidumbre y mal sabor de boca; pues en Europa, dónde nos gusta copiar a los americanos y después los des...

Más info

Ver más criticones


Entrevista D. Andrés Ruiz Moya

Columna de opinión

carlos.jpg Carlos Magdalena Menchaca .-

El hermano lobo no tiene la culpa de la crisis de Cantabria
Ni la tienen los buitres, ni el perro asilvestrado, ni el oso, ni el urogallo ya extinguido, ni el delfín cuando entra en la bahía y se come los peces y los maganos. ¿Acaso salen los pescadores con las guadañetas a protestar, que no con las guadañas? Señor Presidente la culpa no la tienen ni el lobo ni la loba....

Leer opinión

Comentarios(2)

Manuel Olmeda Carrasco.jpg Manuel Olmeda Carrasco .-

Es el poder, estúpido
Pese a quien pese, todos los partidos que han disfrutado de poder protagonizaron episodios de corrupción; los venideros, sin duda. Además existen otros formatos. Tutelar sistemas antidemocráticos es una forma de corrupción política....

Leer opinión

f.jpg Jesús Salamanca Alonso .-

El “despatarre” de la CUP
El “despatarre” es esa acción poco educada de algunas personas que, al sentarse, abren las piernas excesivamente, con tendencia a ocupar más sitio del que deben....

Leer opinión

José López (1).jpg José López Martínez .-

San Tribunal Supremo
Ya sé que suena a herejía, pero los 8 de noviembre deberían ser festivos en Santander. En esa fecha una sentencia del Tribunal Supremo ha anulado el Plan General de Ordenación Urbana actuando por tanto, como un santo protector de nuestra Ciudad....

Leer opinión

150511.EL ZAPICO (1).jpg Pedro Arce Diez .-

La Cacerolada…
Yo, un poco aficionadillo a los temas culinarios, suelo usar las cacerolas para hacer jugosos y sabrosos guisos; otros, como los cientos de personas que se han presentado frente a la sede nacional del PP, con la intención de que el partido se disuelva ante los numerosos casos de corrupción en sus filas. ¡Y lo han hecho con las cacerolas, al más puro estilo chavista!....

Leer opinión

Comentarios(3)

gem.jpg Gemma Sánchez Lombilla .-

Supuesta moción de censura
Acabamos de contemplar cómo PODEMOS ha utilizado la coyuntura actual de España para proponer una moción de censura. Hablan de la corrupción del Partido Popular al completo, explican que este partido ha parasitado los organismos judiciales, y que este es el motivo de la moción. Justifican la actuación por la situación desesperada del país....

Leer opinión

acebo.jpg Javier Gómez-Acebo .-

Esperanza y el liberalismo castizo
Aguirre ha tenido el respe y gracejo que tanto gusta a un sector de los madrileños. LLegó al poder tras un escándalo protagonizado por los tránsfugas Tamayo y Sáez, en el que nunca se aclaró si anduvo detrás. ...

Leer opinión

logo.jpg Redacción .-

Incidente marítimo de un barco de la naviera Knutsen’
Los tripulantes del barco “Sevilla Knutsen” se vieron envueltos en una angustiosa experiencia en alta mar, concretamente en mitad del pacifico cuando el pasado día 17 de abril la nave tuvo una colisión con un pequeño islote o atolón,que no figuraba en las cartas de navegación, durante el trayecto de Japón a Australia....

Leer opinión

Comentarios(1)

Mariano Cabrero.jpg Mariano Cabrero Bárcena .-

Espacios de comunicación de la vida cotidiana
Usuarios que se contactan entre sí y comparten contenidos, forman las presentes redes sociales. Véase: Facebook, Tuiwter Instagram, Watshapp…Estas últimas son vehículos de comunicación en el Globo Terráqueo, convirtiéndose en espacios de comunicación de la vida cotidiana de millones de personas de todas las edades y condiciones: unas triunfan y otras no. ...

Leer opinión

vela.jpg José Francisco García de Soto y de la Roza. .-

El deporte de la Vela en España propio de repúblicas bananeras
Se da la casualidad que la prensa de Santander da esta noticia: “Cantabria pierde 22 millones de Valdecilla por retrasos en los trámites administrativos”, según hacienda, la justificación para poder cobrar se remitió fuera de plazo. En la Vela esto no pasa, ¡los plazos son para incumplirlos! Y el CSD mirando para otro lado para apuntarse a salir en la foto. Que es lo que en España prima. ...

Leer opinión

Sin título.jpg Juan Goti Ordeñana .-

Hacia una sociedad andrógina
Cuando uno se enfrasca en la historia, advierte que no hay nada nuevo bajo el sol (nihil novum sub sole). Parece que volvemos a la idea del eterno retorno, con una visión circular de los acontecimientos, esto es, que una vez cumplido el ciclo de los hechos, éstos vuelven a ocurrir en otras circunstancias. Lejos de la concepción lineal de la historia, que hemos vivido con el cristianismo, que se trata de liquidar....

Leer opinión

Otros colaboradores

Boletín Cantabria liberal

Suscripción al boletín

Aviso Legal

 Ayuntamiento de Astillero

Subir

Crónica Negra

Agenda

Sección del lector

27-01-2017 22:15:31

Carta abierta al consejero de Educación de Castilla y León.

Sr. D. Fernando Rey Martínez –Consejero de Educación- Le recuerdo que su Consejería lleva años sin hacer los deberes y con un claro abandono a los centros públicos específicos de educación de adultos.

Autor: Jesús Salamanca Alonso

Ver más Cartas


Envía tu Carta


Ver más Fotos


Envía tu Foto

El tiempo

Tiempo Santander

Enlaces


Cantabria Liberal, un periódico Veraz, Independiente y Plural, desde Cantabria (España) en clave liberal.

Registro Mercantil de Cantabria, Tomo 908, Folio 101, Hoja S 18758, Inscripción 1ª
Editorial Cantabria Liberal S.L. CIF: B39654017
Fuente: Agencia Europa Press

Cantabria Liberal CantabriaLiberal.com | Aviso legal | Contacta

Subir

Denoe Servicios SaaS